Inaugurado en Barcelona el Instituto de Tecnoética

La preocupación de numerosos intelectuales por la rápida deshumanización de la sociedad ha sido uno de los acicates para la creación del Instituto de Tecnoética de Barcelona, un centro de estudios interuniversitario sobre humanismo y tecnología de la Fundación Epson que fue inaugurado el viernes por el consejero de la Presidencia de la Generalitat, Xavier Trias. "El reto es encontrar caminos que permitan el desarrollo tecnológico orientado por finalidades humanísticas", explica Josep Maria Esquirol, filósofo y director del instituto. La entidad ha nacido con vocación "de recoger el testigo de Fundesco, pero con una mayor amplitud de miras". Intelectuales de distintas disciplinas del ámbito universitario y empresarios se reunirán en esta nueva institución para debatir, investigar y elaborar estudios que intensifiquen la reflexión humanista en el ámbito de las nuevas tecnologías. El instituto no sólo se centrará en seminarios y cursos. A partir del mes de octubre publicará, junto a las editoriales Crítica y Marcombo, una colección de libros de ensayo sobre tecnología y humanismo, y en marzo de 1999 organizará un congreso mundial sobre educación y cultura en la sociedad tecnológica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 26 de mayo de 1998.