Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL JUICIO DEL 'CASO MAREY'.

El abogado de Barrionuevo afirma que lo oído ayer justifica la nulidad de la instrucción

"Escandalosas". El ex ministro del Interior José Barrionuevo calificó así las declaraciones del ex policía Michel Domínguez sobre las supuestas presiones del juez Baltasar Garzón para implicar al Gobierno socialista en la maraña de los GAL. El abogado de Barrionuevo, Pablo Jiménez de Parga, consideró al término de la sesión de ayer que las revelaciones del ex policía justifican la nulidad de las actuaciones procesales, como ya solicitaron las defensas. El ex ministro sólo recibió el apoyo de varios cientos de sus paisanos de Berja (Almería), que viajaron en autobús toda la noche para estar con él.

Barrionuevo no quiso decir más. A las nueve de la noche -10 horas después de inaugurado el juicio por la primera acción de los GAL- y bajo una intensa lluvia, el ex ministro y su entonces secretario de Estado salieron del Tribunal Supremo sin comentar lo que allí había sucedido. Tras ellos, el abogado Jiménez de Parga señaló que, con la declaración de Domínguez, habían quedado acreditadas las razones por las que él y otros letrados de la defensa pidieron en su día la nulidad del proceso.Aunque la Sala rechazó la nulidad como cuestión previa, el abogado anunció que volverá a plantearla en sus conclusiones definitivas. Para el defensor de Barrionuevo, ha quedado acreditado que Domínguez prestó estas declaraciones ante Garzón porque "fue amenazado con ir a la cárcel de nuevo; él y su esposa".

"Inocente, inocente"

Si no llega a ser por sus paisanos de Berja (Almería), que viajaron en autobús durante toda la noche para estar con él a las puertas del Supremo, José Barrionuevo se hubiese quedado casi solo. Lo recibieron con un pareado -"Barrionuevo, amigo, Berja está contigo"- y lo despidieron con un grito repetido:"¡Inocente, inocente!".Sus admiradores aprovecharon su presencia junto al Supremo para increpar con gritos de "traidor" al ex dirigente socialista de Vizcaya Ricardo García Damborenea.

El ex alcalde de Madrid Juan Barranco, el ex secretario general de Empleo Marcos Peña y la ex consejera de Asuntos Sociales de Madrid Elena Vázquez fueron de los pocos socialistas que se acercaron a apoyar al ex ministro.

"Creo en la amistad y en la inocencia", dijo Juan Barranco mientras se colocaba una pegatina roja y blanca de apoyo a Barrionuevo, "y Pepe es mi amigo y además, inocente". Un periodista le preguntó: "¿No le parece extraño que aquí haya una plataforma de apoyo al presunto secuestrador en vez de al secuestrado?". Barranco respondió: "Yo estoy con todos los que sufren injusticias".

La esposa de Barrionuevo declaró que "quienes ganan con el juicio son los etarras". Su madre lo apoyó con su presencia y su silencio. Y el ex ministro sólo dijo: "Al final nos pedirán disculpas por el daño causado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de mayo de 1998

Más información

  • El ex ministro califica de "escandalosas" las declaraciones de Domínguez contra Garzón