Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jóvenes de Barcelona podrán evitar las multas a cambio de educación vial

Los jóvenes de Barcelona menores de 21 años que sean sancionados por una infracción de tráfico pódrán evitar el pago de la multa si se comprometen a dedicar un tiempo a la compañía de personas que hayan sufrido consecuencias por un accidente o si participan en cursos de educación viaria. Son dos de las medidas que propone el Ayuntamiento de Barcelona en la restructuración de varias ordenanzas cuya modificación se realizará tras un proceso de consulta ciudadana. Otro de los cambios proyectados es la señalización de los pasos de peatones en la calzada, que a menudo provocan resbalones.

"No se trata de realizar un trabajo para ahorrarse el pago de la multa -que en muchos casos acaban abonando los padres-sino de que los conductores más jóvenes tengan mayor conciencia, más educación viaria", explicó el concejal de Movilidad y Seguridad, Francesc Narváez. La iniciativa del ayuntamiento se enmarca en un proceso de restructuración de varias ordenanzas -seguridad vial y tráfico, uso de los espacios públicos, medio ambiente y paisaje urbano- para adaptarlas a la normativa general vigente. Para los responsables municipales lo importante es que los infractores jóvenes -muchos de ellos conductores de motocicletas-cambien su actitud cuando vayan sobre ruedas. Estar en contacto directo con personas que han sufrido severas consecuencias tras un accidente de tráfico es una forma de que el joven conduzca de una manera más responsable. "Puede ser mucho más útil que el pago de la sanción", comentaba Narváez. Otra alternativa que se propone es acudir a cursos de educación viaria. La legislación permite las alternativas a las sanciones por lo que las ordenanzas municipales pueden desarrollarlas, consideran los responsables del Ayuntamiento. El Ayuntamiento se propone otros dos cambio. El primero afecta a la señalización en la calzada de los pasos de peatones con semáforo, que representan el 80% de los que hay en Barcelona. El segundo consistirá en pemitir el estacionamiento de vehículos de minusválidos en las zonas de carga y descarga. Los cambios de los pasos de peatones consistirán en en eliminar gran parte de las bandas de pintura blanca, elementos que provocan frecuentes resbalones de conductores de motocicletas y peatones. Los que no serán modificados son los pasos de peatones en cruces sin semáforo. Los técnicos entienden que de esa forma quedará más claro la preferencia del paso de los peatones en los cruces sin semáforo. Por otra parte, los grupos dela oposición, CiU y PP, reprocharon al Ayuntamiento la venta del edificio municipal de la avenida Príncipe de Asturias, antes ocupado por las oficinas de urbanismo. La oposición argumentó que la venta supone una pérdida de equipamiento municipal. El gobierno municipal replicó alegando la inviabilidad de destinar el inmueble a otros usos. El concejal socialista Ernest Maragall subrayó que el dinero de la venta -con un precio de salida de 555 millones de pesetas- se destinará a nuevas inversiones o a la reducción del déficit.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de mayo de 1998

Más información

  • Propuesta para modificar las ordenanzas