Un periodista que criticó la corrupción de Tomey fue condenado por delito continuado de desacato en 1985

El periodista Francisco Javier Pérez de Almenara, director de La Prensa Alcarreña, fue condenado en 1985 por la Audiencia de Guadalajara como autor de un delito continuado de desacato por criticar a Francisco Tomey, ya entonces presidente de la Diputación, y atribuirle conductas corruptas y faltas de moralidad. Las imputaciones realizadas por el periodista no fueron investigadas entonces por la fiscalía, a pesar de ser perseguibles de oficio y de que la sentencia recoge en varios casos que, "de ser ciertas", constituirían delito.La serie de artículos publicados a partir del 16 de octubre de 1983 por Pérez de Almenara -ya fallecido- criticaron duramente al presidente de la corporación provincial alcarreña y en algunos también a los diputados José Díaz García y Juan Aldana Mayor, este último directivo de la Caja de Ahorros. En uno de ellos se decía de Tomey que "ante la necesidad de una vivienda, no duda en despojar (...) a la

Agencia de Desarrollo Ganadero de 10 millones de pesetas".

"Chiquito ambicioso"

El director de La Prensa Alcarreña calificaba a Tomey de "chiquito ambicioso que tiene que sostenerse como sea", "una auténtica vergüenza" y "lo más nefasto que jamás haya tenido Guadalajara, tanto como para hacernos pensar que nunca una institución puede caer tan en baja y un hombre llegar a tanto". También atribuía a Tomey "capacidad de embuste" y decía de él: "Por lo visto, pretende seguir de juerga en los tugurios de la ciudad a mi costa".En contraste con estas críticas, el periodista aseguraba: "Toda nuestra credibilidad será siempre mayor que la que denotan sus actuaciones (...)".

Sin embargo, Tomey sí pudo con el director de La Prensa Alcarreña, que el 24 de septiembre de 1985 fue condenado a seis meses de arresto mayor y 30.000 pesetas de multa, como autor de un delito continuado de desacato (desaparecido del actual Código Penal). La sentencia asumió sustancialmente las tesis del fiscal. La acusación particular -ejercida, en nombre de Tomey y los otros criticados, por el abogado Antonio García Trevijano- apreció 10 delitos de desacato para los que pidió "10 penas de seis meses de arresto mayor y 10 multas de 300.000 pesetas" , además de cuatro millones de indemnización.

La Audiencia protegió a la autoridad y funcionarios criticados y razonó que, al insultarles, "se desacredita, deshonra y menosprecia a los mismos, con evidente merma y decoro de su prestigio así oficial como personal".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La sentencia calificó los artículos como "una auténtica campaña periodística" y recordó que el supuesto despojo de 10 millones de pesetas a la Agencia de Desarrollo Ganadero, "de ser cierto, constituiría un delito de malversación". Estimó "todas las imputaciones inveraces, en cuanto no probadas" y razonó que las críticas atribuyen "de forma clara, precisa y terminante hechos que, de ser ciertos, darían lugar a procedimiento de oficio".

Doce años después, la investigación realizada durante siete meses por la fiscal jefe de Guadalajara, Ángeles García, ha revelado "la existencia de un presunto delito continuado de falsedad en documento oficial", por importe de 3.500 millones de pesetas, del que considera "verosímilmente" autor al senador Tomey.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS