Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL PSOE TRAS LAS PRIMARIAS

El PSOE concede a Borrell el papel de líder de la oposición y evita el congreso extraordinario

Joaquín Almunia y José Borrell alejaron definitivamente la noche del miércoles, con un reparto de funciones, el temor de los socialistas a un congreso extraordinario. Borrell, vencedor de las primarias, será el líder de la oposición, pero trabajará apoyándose en la estructura actual del partido, a cuyo frente seguirá Almunia. Este último se mantiene como presidente del grupo parlamentario. La portavocía será para Borrell, que contará con un adjunto y con la Oficina del Candidato que pedía. El Gobierno aprovechó la rueda de prensa del Consejo de Ministros para reconocer a Borrell como el próximo rival de José María Aznar e insistió en atacar su perfil "radical" e "insolvente".

En tres horas en solitario, Joaquín Almunia, secretario general del PSOE, y José Borrell, candidato a la Presidencia del Gobierno, disiparon todos los resquemores acumulados desde hacía seis días, cuando se proclamó la victoria en las primarias del ex ministro de Obras Públicas. La noche del miércoles se impuso al fin la voluntad de colaboración. Borrell es reconocido como el líder de la oposición y a cambio acepta respetar y apoyarse en las estructuras actuales del partido, aunque sin renunciar a crear una Oficina del Candidato. Luis Yáñez actuará de intermediario entre el aparato y esta oficina.

Los dos estarán en todo. Joaquín Almunia ve garantizada la primacía política del secretario general y José Borrell apuntala las asistencias necesarias para desempeñar las funciones de líder parlamentario y líder social. Ésta es la conclusión política después de un largo análisis de los cinco apartados sobre los que discurrió la reunión: grupo parlamentario, Oficina del Candidato, programa electoral, gabinete electoral y Comisión Permanente de la Ejecutiva, a la que Borrell se incorporará de inmediato.A Almunia no le quitan sus títulos y seguirá siendo presidente del Grupo Parlamentario Socialista. Borrell será su portavoz. En 48 horas, el candidato socialista a la Presidencia del Gobierno habrá decidido ya quiénes le acompañarán en la dirección del grupo. Los cargos a cubrir serán los de portavoz adjunto o viceportavoz, secretario general y tres adjuntos.

Después de algunos bajonazos entre los partidarios de ambos dirigentes, los dos políticos deshicieron en la noche del miércoles, en torno a una cena frugal en la sede federal del PSOE de la calle de Ferraz de Madrid, los resquemores acumulados.

Joaquín Almunia no estaba dispuesto a tolerar que se crearan en el PSOE estructuras paralelas a las existentes, emanadas del 34º congreso. Borrell albergaba suspicacias profundas sobre la ejecutiva y el grupo parlamentario habida cuenta que mayoritariamente sus miembros se habían volcado durante las primarias en favor del secretario general. En esas condiciones, no creía Borrell que iba a gozar de la lealtad imprescindible para llevar adelante la empresa de representar a los socialistas en las próximas elecciones generales en su enfrentamiento con José María Aznar. Durante seis días, los socialistas temieron la convocatoria de un congreso extraordinario. Desde ayer lo ven de otra forma.

La Oficina del Candidato

Todo parece haber quedado despejado. Borrell podrá crear la Oficina del Candidato que pretendía, aunque contará con muy pocas personas, ya que su sustento tendrá que venir tanto de la ejecutiva, a través de sus áreas y de sus respectivos titulares, como del grupo parlamentario. La elección por Borrell del diputado sevillano Luis Yáñez como coordinador de la Oficina del Candidato tiene una justificación política y casi histórica. Yáñez ayudó a Borrell en su campaña a cara descubierta, pero a nadie se le oculta que también tiene excelentes relaciones tanto con Almunia como con todos los miembros de la ejecutiva federal.Este parlamentario, portavoz de la Comisión de Exteriores, es considerado por uno y otro con habilidad suficiente para hacer de intermediario entre la Oficina del Candidato y el aparato por si hubiera alguna tentación desde dentro del partido de poner trabas a la tarea de Borrell. Aunque los temores de los partidarios de Borrell de encontrarse con un aparato cerrado y hostil al candidato eran considerados casi un insulto en la ejecutiva, lo cierto es que así lo sentía el triunfador de estas elecciones.

Al candidato a la Presidencia del Gobierno se le antojaba un mundo ajeno todo el aparato electoral que controla la secretaría de Organización. Estos temores son los que le ha disipado Joaquín Almunia. "Todo el partido está con Borrell, y con él, apoyándose en el partido, ganaremos las elecciones", dijo el secretario de Organización, Ciprià Ciscar.

La reestructuración del grupo parlamentario está pendiente de los nombres propios. La siguiente preocupación era el papel que desempeñaría el Departamento Electoral. También estará al servicio de ambos. Este departamento suministrará datos, estudios, encuestas y sugerencias tanto al secretario general como a la Oficina del Candidato.

En la reunión no se eludió mencionar la susceptibilidad que había levantado la reivindicación de Borrell de protagonizar la elaboración y dirección del programa. Hubo acuerdo. Almunia presidirá la Comisión de Programa y Borrell será el coordinador.

Hablar con los sindicatos

Uno y otro comparten la idea, anunciada por Almunia durante su campaña, de que para las próximas elecciones el PSOE tiene que contar con un programa fruto de un proceso participativo con las organizaciones sectoriales y movimientos sociales que quieran aportar sugerencias a los socialistas. En este capítulo, Borrell tiene especial interés en contar con los sindicatos.Estos principios básicos están ya amarrados por Almunia y Borrell. Ahora, de aquí al lunes, corresponde al secretario de Organización, Ciprià Ciscar, y al diputado Luis Yáñez plasmar en un documento las funciones concretas de cada cual, si bien sólo los nombres propios que figurarán serán los de Almunia y Borrell.

Ciscar actúa en nombre de Almunia y de la ejecutiva federal, y Yáñez lo hace como representante de Borrell y como futuro coordinador de la Oficina del Candidato. A las siete de la tarde de ayer, estos dos políticos, que presumen de tener una excelente relación, empezaron a hablar conforme a los principios generales acordados entre sus representados. Previamente, Yáñez acudía a la estación de Atocha a recibir a Borrell, que llegaba en el AVE procedente de Sevilla, donde visitó con Manuel Chaves el Coto de Doñana. Tras un intercambio de impresiones, Yáñez se dirigió a la sede federal del PSOE para encontrarse con Ciscar. Almunia había informado al secretario de Organización antes de irse a descansar a Canarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de mayo de 1998

Más información

  • Luis Yáñez será el intermediario entre la Oficina del Candidato y el "aparato" del partido