Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los alcaldes quieren más

Está bien, pero no basta. Los alcaldes del PP de Pozuelo de Alarcón y Majadahonda aplauden la mejora de los accesos y salidas de Madrid hacia sus municipios. Aunque piden más: "Con esto no es suficiente. La construcción de la M-50 y de alguna otra carretera es fundamental para nosotros", afirma el regidor majariego, Ricardo Romero de Tejada. Su municipio ha duplicado la población en una década, hasta alcanzar las 40.000 almas. El alcalde cree que se mantendrá un crecimiento sostenido de 2.000 habitantes más por año. Y para dentro de una década augura hasta 15.000 vecinos más. El primer edil de Pozuelo no apuesta por más carreteras, sino por un tren ligero, que enlazaría su municipio con la estación de metro de Campamento. Daría servicio a la Ciudad de la Imagen, el campus de Somosaguas "y las dependencias de la OTAN". "El Consorcio Regional de Transportes tiene casi a punto un estudio sobre su viabilidad", añade José Martín-Crespo. "Tomaré la decisión en este año", promete el consejero de Obras Públicas y Transportes, Luis Eduardo Cortés. Pozuelo (65.000 habitantes) espera rondar los 100.000 vecinos en diez años.

Resuelto el noroeste, el Ayuntamiento de Madrid mira hacia el oriente: las entradas y salidas por la carretera de Barcelona (N-II). "Estudiamos las mejoras, pero aún no hay nada concreto", afirma el edil de Obras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de abril de 1998