El jefe de la banda que mató a dos policías en Córdoba se atribuye la decisión de dispararles

El italiano Claudio Lavazza, autor confeso de la muerte de las policías locales de Córdoba María de los Ángeles García y María Soledad Muñoz durante el atraco a una entidad bancaria de la ciudad, afirmó ayer en el juicio seguido contra él y otros tres miembros de la banda que realizó el asalto, que fue él quien tomó la decisión de capturar como rehén al vigilante jurado Manuel Castaño y de disparar contra las dos agentes municipales, ya que, aseguró, tenía "más experiencia" que el resto de sus compañeros de atraco. Lavazza, jefe de la banda, se negó a responder a las preguntas de las seis acusaciones personadas en el procedimiento. "Soy anarquista y no me gusta entablar discusiones con los tribunales", dijo.

En cambio sí lo hizo a las preguntas que le dirigieron los tres defensores. En su declaración, Lavazza justificó, en un intento de presentar su acción como un homicidio y no como asesinato, haber disparado contra las policías porque, desde que salió del banco con una saca llena de dinero y joyas, se había visto apuntado en varias ocasiones por los agentes que le persiguieron

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 21 de abril de 1998.

Lo más visto en...

Top 50