PRIMARIAS SOCIALISTAS

Almunia dice que quien evita "tensiones" con Borrell, pero le define como "jacobino irredento"

Joaquín Almunia, secretario general del PSOE, advirtió ayer sobre un más que presumible aumento de las "tensiones" entre los dos candidatos en liza en esta campaña de primarias en los próximos días. Luego confesó que no desea esa brega porque su "único adversario es la derecha" pero tampoco la elude. Cuando le preguntaron por sus verdaderas diferencias ideológicas o programáticas con José Borrell, Almunia las redujo al mínimo y explicó que, en todo caso, él es más federalista. Almunia tachó a Borrell de "jacobino irredento" y le tildó de demasiado partidario del gasto público.

Más información
Plataformas de apoyo al secretario general

Almunia construye sus discursos diarios sobre dos pilares, los ataques cada vez más feroces al Gobierno del PP y la necesidad de una movilización total, muy autocrítica y renovadora, del partido para regresar cuanto antes a La Moncloa y al poder. En medio de esos argumentos intercala sus ácidos aguijonazos contra su rival en estas primarias, pero de manera muy indirecta y elegante. Almunia suele despachar a su contrincante con dos alusiones implícitas: Borrell es el "yo" frente al "nosotros" y el ex ministro de Obras Públicas presume de ser muy de izquierdas mientras él es simplemente del PSOE. Los dardos más o menos envenenados han llegado claramente a esta campaña. Hace días ya que las alusiones críticas eran más que evidentes entre los contendientes pero ahora son notorias. Almunia, sin embargo, mantiene que nunca caerá en esa trampa y ayer, cuando varios militantes le requirieron que este proceso no ponga en peligro la "unidad y cohesión" del PSOE, el líder socialista prometió: "Si alguna vez tengo que mirar para otro lado lo haré y trataré de no leer El Mundo", en alusión a los apoyos que recibe de ese periódico el candidato Borrell.

A Almunia se le espetó en la mañana de ayer, poco antes de un acto con 600 jóvenes socialistas en el teatro Lara de Madrid, que Borrell contraponía su propuesta de cambio como de izquierdas frente a otra tan tranquila como imperceptible. Almunia no quiso creerse esas palabras pero inmediatamente las respondió, eso sí con una sonrisa en el rostro: "A Borrell le gusta mucho moverse porque es muy deportista. Yo estoy situado dentro del PSOE hace muchos años y ahí voy a seguir". Almunia admitió luego, y casi como algo lógico, que en esta última fase de campaña pueden suscitarse tensiones entre él y Borrell pero nunca "confrontaciones". Y, con otra metáfora deportiva, dijo preferir no definirse políticamente, de forma "maniquea", como si fuera un jugador de fútbol.

Por la tarde, ante unas 800 personas que abarrotaron el salón del hotel en el que les convoco la Fundación Alternativas, el mismo que recibió a Borrell el día anterior, Almunia sí quiso aclarar cuáles son las principales diferencias de fondo entre ambos: ninguna. 0 casi. El sociólogo Julián Santamaría requirió entonces los matices y Almunia forzó su memoria y rescató una sola discusión entre ambos en un Comité Federal posterior al 34º Congreso. Al parecer, en esa sesión Borrell defendió la necesidad de un mayor gasto público y de más peso del Estado en las inversiones. Almunia, que ayer sintetizó en cuatro sus ejes políticos básicos, diferencia sus propuestas socialdemócratas de las conservadoras no en gastar más sino de forma más solidaria.

Ya lanzado, Almunia considera a Borrell demasiado centralista pese a contar con el curiosamente el apoyo del PSC. Almunia se ve más federalista

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Javier Casqueiro

Es corresponsal político de EL PAÍS, donde lleva más de 30 años especializado en este tipo de información con distintas responsabilidades. Fue corresponsal diplomático, vivió en Washington y Rabat, se encargó del área Nacional en Cuatro y CNN+. Y en la prehistoria trabajó seis años en La Voz de Galicia. Colabora en tertulias de radio y televisión.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS