Dudas sobre la extradición por un delito cometido en España

La extradición del ex agente de la PIDE, Antonio Rosa Casaco, de 83 años, parece contar con serios reparos por el hecho de que el asesinato del general Humberto Delgado se cometió en territorio español, de manera que la jurisdicción prevalente sería la española y en concreto, la Audiencia Provincial de Badajoz.Aunque el fiscal de la Audiencia Nacional no considera prescrito un asesinato cometido hace 33 años, debido a que una orden internacional de busca y captura cursada por Portugal en 1979 habría interrumpido el plazo de prescripción de ese delito, que es de 20 años, hay serias dudas sobre la extradición, dado que, además, se trata de un delito de naturaleza política que estaría amnistiado en España, por la ley de 1977.

Más información
Un escondite dorado frente al Mediterráneo

Además, el ex agente de la PIDE fue condenado en rebeldía en 1980 por un tribunal militar portugués a una pena de ocho años, reducida posteriormente a cinco, pena que previsiblemente también estaría prescrita en España. En su comparecencia de ayer ante el juez de la Audiencia Nacional, Carlos Dívar, Antonio Rosa se opuso a la extradición solicitada por su país y negó haber participado en el asesinato. Salió de forma abrupta y se negó a hacer declaraciones.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS