Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La montaña rusa de madera, en marcha

La construcción de una montaña rusa de madera de inmensas proporciones, que destacará en la zona más alta del parque temático Terra Mítica ha sido contratada esta semana por un importe de 1.100 millones de pesetas. La atracción estrella del complejo ha sido encargada a una empresa de capital norteamericano y suizo. Los americanos ponen la madera y el proceso de fabricación, mientras los europeos se encargarán del trabajo de ingeniería y sistemas motrices. Una modificación del proyecto inicial, que no afectará al impactante producto final según indicaron ayer fuentes de la sociedad promotora, ha permitido abaratar el coste de esta pieza clave en 200 millones respecto del presupuesto inicial.El parque temático de Benidorm se levantará en tiempo récord y costará 43.000 millones. En la urbanización del complejo y la construcción de edificios de mantenimiento y servicios se invertirán 18.000 millones en los próximos 14 meses La segunda partida económica en importancia la constituyen las atracciones mecánicas, con 15.000 millones. Los 10.000 restantes se destinan a la adquisición de suelo, elaboración de proyectos, gestión, campaña de lanzamiento y puesta en funcionamiento.

El capital social de Terra Mítica Parque Temático de Benidorm, SA, alcanza ya los 4.800 millones, después de la ampliación aprobada por la junta general de accionistas el 13 de febrero. Las entidades financieras valencianas, el colectivo hotelero Europark de Benidorm y la propia Generalitat dieron el visto bueno a la Participación de ocho grupos empresariales interesados en el proyecto, y sentaron las bases de futuras ampliaciones de capital hasta los 15.000 millones. Con ese dinero y el que se consiga con créditos bancarios se construirá Terra Mítica, que ha sido posible después de que el gobierno valenciano reservara cerca de nueve millones de metros cuadrados en un paraje de Benidorm conseguido en operaciones de compra-venta o por expropiación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de abril de 1998