Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad aconseja vacunar de meningitis a los niños que cumplen 18 meses

La vacunación contra la meningitis meningocócica del tipo C de los niños que cumplan 18 meses sigue siendo aconsejable aunque no exista ahora una situación de alerta como la del año pasado, según el director general de Prevención y Promoción de la Salud de la Comunidad de Madrid, Felipe Vilas.Esta vacuna está a disposición de los que la soliciten en los centros de salud de toda la región, de forma gratuita, dijo ayer Vilas en un desayuno de trabajo con periodistas.

También podrían tener que volver a vacunarse dentro de uno o dos años los niños que lo hicieron el pasado otoño cuando tenían edades comprendidas entre los 18 meses y los cuatro años, ya que la duración de la inmunidad se reduce cuanto menor es la edad.

Vilas afirmó que la campaña de vacunación del año pasado, en la que se trataron unos 900.000 niños y jóvenes, el 90% de la población madrileña de entre 18 meses y 19 años, ha dado unos resultados "muy satisfactorios". Así lo demuestra, según el director general, que en lo que va de año sólo se hayan registrado cuatro casos de meningitis C, sin muertes y todos ellos entre personas no vacunadas.

Por otra parte, la Consejería de Sanidad introducirá en otoño en el calendario obligatorio la aplicación a los dos meses de vida de una nueva vacuna contra otro tipo de meningitis, provocada por la bacteria hemofilus influenza, y que afecta a niños menores de cinco años. Vilas indicó que, aunque la incidencia en la región de esta enfermedad grave es baja (4,8 casos por 100.000 habitantes), es razonable que, si existe una vacuna, se aplique. Se inyectará conjuntamente con la del tétanos, difteria y tosferina.

Por otro lado, el sida se ha cobrado 7.900 vidas en la Comunidad de Madrid de un total de 11.620 casos de esta enfermedad registrados desde 1982, informó Vilas. El número de fallecidos representa el 67,9% de las personas infectadas por VIH que desarrollaron la enfermedad.

Los nuevos tratamientos han cambiado la evolución de la enfermedad y han logrado que las personas infectadas por el virus tarden más en desarrollar la enfermedad. Así entre 1996 y 1997 el número de casos de sida descendió en un 56%.''La reducción se debe sobre todo a que muchos menos infectados han pasado a ser enfermos", explicó Nilas, que añadió: "Este cambio nos obliga a cambiar la perspectiva desde la que se estudia esta enfermedad. A partir de ahora, se va a convertir en una enfermedad de tipo crónico, ya que las personas infectadas van a tardar más en enfermar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de marzo de 1998