Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La importancia del nombre

El primer secretario del Partit dels Socialises, Narcís Serra, delaró ayer que lamenta "profundamente" la decisión judicial de revocar el tercer grado a Carlos Navarro y Luis Oliveró. "Lo lamento, como creo que o lo lamentan todos los ciudadanos que consideran que fue juzgado sin tener una segunda instancia, que el Tribunal Supremo está revisando la sentencia porque el Tribunal Constitucional la está estudiando y todavía no se ha pronunciado, y porque los hechos, en todo caso, se produjeron hace 10 años", dijo.Por su parte, el coordinador de la Presidencia de Izquierda Unida, Víctor Ríos, comentó que era más lógica" y "coherente" la retirada del tercer grado que la "sorprendente" concexión del régimen abierto. Por eso aseguró que su formación, que no censuró en su día el acuerdo de la Generalitat, respetaba "muchísimo más" el acuerdo del juez de vigilancia penitenciaria.

La consejera de Justicia de la Generafitat, Núria de Gispert, calificó la decisión judicial de "situación injusta" y añadió que "si no se hubieran llamado como se llaman, probablemente no hubiera habido ningún problema". En opinión de De Gispert, "a veces llamarse de una forma u otra o el estar destacado en un lugar u otro puede dar lugar a situaciones injustas".

Según la consejera, el régimen abierto se concedió a Navarro y Oliveró teniendo en cuenta "su integración social, que tanto uno como el otro estaban totalmente integrados en la sociedad, trabajaban y la familia les daba todos los recursos".

Al conocer la resolución judicial por sus abogados, Navarro y Oliveró regresaron a media tarde de ayer de forma voluntaria a la prisión de Can Brians, en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona). Durante el régimen abierto, ambos acudían a la cárcel Modelo sólo a dormir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de marzo de 1998