80 Gobiernos se comprometen a luchar contra la escasez de agua

Con la denuncia del despilfarro del agua en el que incurren los países desarrollados, la ministra verde francesa Dominique Voynet inauguró ayer en la sede de la Unesco la Conferencia internacional que debe establecer un "programa de acción prioritaria" para los 1.500 millones de personas afectadas en el mundo por este problema. Un total de 80 países y medio centenar de organizaciones humanitarias asisten a esta conferencia propuesta por el presidente francés Jacques Chirac en la Cumbre de la Tierra del pasado año en Nueva York.Los resultados, que serán dados a conocer este sábado en la clausura, serán sometidos a la aprobación de las Naciones Unidas en mayo próximo.

El plan de acción sujeto a estudio está inspirado en las cumbres del agua precedentes y fija un plazo de 10 años para paliar las situaciones de esa parte de la población que no tiene acceso directo al agua potable o es víctima potencial de la contaminación del agua. Según los expertos, la ingestión de agua contaminada provoca anualmente en el planeta la muerte de 6 millones de niños. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo cifra en 25.000 el número de personas que mueren cada día a causa de la contaminación del agua. Se calcula que 232 millones de habitantes de 26 países sufren de manera permanente la falta de agua.

El despilfarro

Frente a la penuria, el despilfarro del agua es una práctica común , preferentemente en los países desarrollados. El 50% de agua canalizada en las ciudades se pierde a consecuencia de las fugas existentes en la red. La mitad del agua destinada a la irrigación de los terrenos agrícolas se evapora en los depósitos o, por falta de canalización, se pierde en terrenos no fértiles. Mientras los africanos consumen 30 litros de agua por día y habitante, los europeos gastan 200 litros y los norteamericanos 600. La oferta de agua sigue siendo limitada, mientras crece la demanda como consecuencia del aumento del consumo, que se ha multiplicado por 7 desde principios de siglo, y del incremento demográfico.De ahí que los expertos propongan que el pago por consumo de agua contribuya a la financiación de proyectos orientados a gestionar este recurso de manera más solidaria y provechosa. La lucha contra el derroche se combina con el principio de que quien contamine debe pagar en función del daño causado.

Los expertos se han organizado en talleres para abordar los ejes temáticos de la conferencia: la mejora del conocimiento de los recursos del agua, el desarrollo de los instrumentos reglamentarios y las capacidades institucional y las estrategias y medios de financiación apropiados. La ministra española Isabel Tocino, presente en la conferencia, indicó ayer que sólo la creación de un orden internacional del agua puede acabar con la mala distribución de este bien escaso.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS