Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy afirma que el conflicto de Treviño deben resolverlo las dos comunidades

El ministro de Administraciones Públicas, Mariano Rajoy, manifestó ayer en el Senado que la solución al contencioso sobre el enclave de Treviño, localidad perteneciente a la provincia de Burgos pero situada en la provincia de Alava, debe pasar por el diálogo entre las comunidades castellanoleonesa y vasca a través de la ponencia establecida en el Senado. Rajoy dijo que el Gobierno debe quedar al margen del conflicto y que el rechazo del Ejecutivo a la consulta popular celebrada en la localidad tuvo como causa el incumplimiento de la ley.Rajoy argumentó que la consulta había vulnerado el procedimiento que se debe seguir y que está fijado en los Estatutos del País Vasco y de Castilla y León. El ministro recordó dicho procedimiento. En primer lugar, el Ayuntamiento de Treviño debe solicitar la iniciación del expediente. En segundo lugar, según el Estatuto vasco, se debe escuchar la opinión de la Junta de Castilla y León. Pero, según el Estatuto de esta comunidad, se añaden dos requisitos: el informe favorable de la Diputación de Burgos y el de la Junta de Castilla y León. A partir de ahí se podría celebrar el referéndum.

Tras este debate, por la tarde, el ministro Rajoy y la diputada socialista Amparo Rubiales protagonizaban un enfrentamiento en el Congreso por la consulta popular de Treviño, en el que la parlamentaria del PSOE llegó a pedir a Rajoy que sea "un poquito menos chulo". Rubiales, informa Efe, dio esta contestación después de que el ministro dijese que "hay quien no pierde oportunidad para pegarle un viaje al Gobierno" y comentase con ironía el ofrecimiento de diálogo de la diputada.

El enfrentamiento se produjo durante el debate de una interpelación del PNV sobre la no autorización de la consulta popular del pasado domingo, en el que Rajoy reiteró que no se autorizó por razones estrictamente jurídicas.

''Pegarnos un viaje"

"Una muy breve intervención", dijo Rajoy, "para darle las gracias a la señora Rubiales por lo que ha dicho aquí, y es testigo toda la Cámara, de que contemos con el grupo socialista para ayudar a resolver este problema. Creo que es obligado por mi parte agradecérselo sinceramente. Y así lo hago, aunque hay quien no pierde oportunidad, por mínima que sea, para pegarle un viaje, dicho sea con todos mis respetos, al Gobierno". "Me parece intolerable", añadió, "que se critique al Gobierno socialista porque en catorce años no ha sido capaz de resolver lo que otros no han sido capaces de resolver en cinco o seis siglos. Por tanto, que conste en acta la defensa que yo hago del Gobierno de don Felipe González". "Y por último", terminó Rajoy, "estoy absolutamente de acuerdo en la vía del consenso, del diálogo y de las negociaciones, y como usted me las ha brindado al principio de su intervención y yo se las he aceptado, ahora le pediré al presidente que le conceda la palabra para que usted también me de las gracias a mí por ofrecerle diálogo acuerdo, consenso y abrazos. Muchas gracias".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de marzo de 1998