Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

Poca renta para la vuelta

La mejor opción. El Atlético dominó totalmente aunque con escasa fluidez a un equipo inglés que ofreció muy poco fútbol en el primer periodo pero que fue muy disciplinado. Buscó sin mucho acierto todos los caminos posibles para llegar al área. Cuando no encontró soluciones buscó a Vieri con pases largos, lo que se convirtió en la mejor opción. El italiano dio un recital de cómo moverse en espacios reducidos.Con precaución. El Aston Villa sacó tres centrales para tapar el juego interior del Atlético. Cuando perdían la pelota, la defensa se convertía en una línea de cinco. Al recuperarla, los dos de fuera, de largo recorrido, se incorporaban al medio campo.

Dos para uno. El Atlético no sacó provecho de su superioridad por fuera en el primer tiempo. José Mari y Caminero, al jugar más centrados, provocaron que las bandas se convirtieran en un mano a mano de Aguilera y Toni con los laterales ingleses. Le hubiera dado más sentido a su juego de haber insistido en el dos para uno en esa zona.

Debilidad en el medio campo. Las dificultades nacían para los rojiblancos en el medio campo. Demasiado distanciados y poco agresivos, tenían problemas para recuperar el balón. La defensa acabó por acusar esa debilidad y comenzó a sufrir la llegada de los centrocampistas ingleses que se incorporaban al remate.

Amenazas. Los ingleses amenazaron seriamente al Altético durante la reanudación. Adelantaron sus posiciones, jugaron con más alegría y llegaron a combinar con cierta comodidad gracias a que al centro del campo rojiblanco se le encendió la reserva. Poca renta para la vuelta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de marzo de 1998