Pujol cree que hubo una "maniobra impropia de un país democrático"

El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, valoró ayer la trama mediática de acoso y derribo al Gobierno socialista desvelada por el ex director de Abc Luis María Anson como una "maniobra no propia de un país democrático maduro" Y opinó que hay pruebas de que "algunos periodistas pensaron que podían erosionar y ayudar a un cambio político".

El dirigente catalán, que intervino en el programa Los desayunos de TVE, relató que el propio Felipe González le entregó en Roma, el 14 de febrero, una fotocopia de las declaraciones de Anson a Tiempo 48 horas antes de que la revista estuviese en los quioscos. Pujol quitó importancia a que el ex jefe del Gobierno socialista estuviera en posesión de esa transcripción: "No es nada extraordinario que un periódico o una revista te haga llegar un texto antes de que se ponga a la venta, cuando ya está impreso y trata algo que te afecta". "Como vi que [González] estaba molesto e irritado le dije: 'Esto a ti, personalmente, no te perjudica. Más bien te favorece", agregó.

En su opinión, Anson aporta alguna novedad, "pocas", porque lo demás o era conocido o se intuía. "Lo importante es que lo haya confirmado. Y los demás periodistas le llaman traidor; eso significa que algo hubo".

"¿A eso se le puede llamar conspiración?", se preguntó el presidente catalán. "Creo que no. Sí hubo una voluntad de un grupo de personas de coordinarse para provocar una fuerte erosión del Gobierno". Pujol explicó que él en el pasado ya criticó, "y muy duramente", a estos periodistas por su "demagogia". "Ahora no los critico. Yo ni quito ni pongo rey. Pero lo que dije entonces es que habían llevado a cabo unas maniobras que no son propias de un país democrático maduro".

Griterío

Pujol quiso restar trascendencia a la actuación coordinada, según él, de ese grupo de periodistas. Señaló que las elecciones de 1996 "fueron correctas". "Nosotros [por CiU] sacamos nuestras consecuencias, y el PP también". Y agregó: "No nos debemos dejar llevar por el griterío. Lo critiqué en su momento, pero ahora olvidémoslo. Tenemos un país con alternancia democrática, con una acción de Gobierno positiva, en buena parte gracias a lo que habían hecho gobiernos anteriores. El país está bien orientado y tiene un futuro brillante".El presidente catalán admitió, a preguntas de los periodistas de TVE, que en la etapa socialista hubo suficiente material "erosionable" para ser utilizado contra el Gobierno de González, pero agregó a continuación que el país debe ser capaz de "enquistar" el asunto del GAL, para que no incida negativamente en el futuro del país. "Eso no significa olvidar, sino evitar que perjudiqué la marcha de país", puntualizó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS