Cartas al director
i

Trato a un gato

El motivo de esta carta es hacer el comportamiento de la institución denominada Asociación Madrileña para la Defensa de los Animales de Compañía (Amdaca).1. El 15 de octubre de 1997, y ante un obligado viaje de más de dos meses fuera de España, me dirijo al citado albergue con un gato de dos meses pidiendo que sea alojado allí y comprometiéndome a recogerlo a mi vuelta, en el caso de que no haya encontrado una familia que lo adopte, con el pago de la cantidad correspondiente a su guardería. Los responsables del albergue aceptan esas condiciones, me piden un donativo de 12.000 pesetas, recogen la cartilla de vacunación, y se comprometen formalmente a permitirme un seguimiento de su acogida o su devolución en caso de que el gatito no sea adoptado.

2. En la primera semana de enero de este año, y a mi llegada a Madrid, contacto telefónicamente con el albergue, en donde me aseguran que el gato sigue allí y puedo pasar a recogerlo. Sin embargo, cuando acudo al centro sin encontrar al animal, el 10 de enero, alegan que realmente no son capaces de controlar la salida y entrada de gatos, y que "seguramente" ha sido dado en adopción. De hecho, me muestran la ficha y la cartilla del gato, sin que figure anotación sobre salida alguna.

3. Frente a mis quejas y peticiones insistentes de un mínimo seguimiento que me garantice el estado del animal, los responsables del centro me piden 15 días de plazo para "averiguar" qué ha pasado con el gato.

Esta lamentable historia demuestra falta de sensibilidad para la defensa de los animales.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 06 de febrero de 1998.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50