CRISIS ENTRE MADRID Y VITORIA

Mayor dice que la suerte de los concejales asesinados habría sido distinta si se hubiera dialogado con ETA

El ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, volvió a negar ayer que nadie en su nombre o en el del Gobierno hubiera establecido hasta ahora ningún tipo de contacto con la banda terrorista ETA. Mayor quiso reforzar la autoridad de este desmentido subrayando que ese presunto diálogo, insinuado por el lehendakari José Antonio Ardanza, no tendría sentido en el contexto actual de violencia de ETA hacia los cargos electos de su partido: "Yo siempre me pregunto, y estoy seguro, si la suerte de los concejales del PP, de los cuatro [los asesinados desde julio], habría sido muy distinta si yo hubiera mantenido diálogos, contactos, o tomas de temperatura". Estas palabras las hiló el ministro a otra reflexión inmediata y contraria a la negociación con ETA. Se le preguntó a Mayor por el sentido de unas manifestaciones del lehendakari, ayer mismo, en las que "por lealtad" rechazaba hablar de los supuestos contactos de Interior con la banda terrorista. El ministro respondió: "No solamente tengo la seguridad y la conciencia muy tranquila, sino que además traslado la convicción de que no lo haré, porque no creo en esos contactos, en esas tomas de temperatura y en esos diálogos". Ante la insistencia de los periodistas, que le aguardaron masivamente en la clausura de unas jornadas municipales de drogodependencia del PP, Mayor recalcó que tiene "la conciencia" y "las ideas muy claras". Y afirmó: "Diga lo que diga el señor Ardanza, yo sé que este Gobierno ni ha hecho tomas de temperatura ni ha dialogado, ni directa ni indirectamente, con la organización terrorista, porque no cree en ello".

Más información

Mayor evitó comentar la herida abierta entre su Gobierno y el Ejecutivo vasco en relación con las tareas de contravigilancia que efectúan policías nacionales en Euskadi sobre los cargos del PP. El ministro, eso sí, rechazó que se vaya a tener en cuenta el ultimátum que le ha lanzado el consejero vasco de Interior, Juan María Atutxa, para que la policía deje esas funciones antes del domingo. Mayor se remitió a sus declaraciones del jueves, en las que descartó el valor de esa amenaza, y apostilló: "No perdamos la perspectiva: la única crisis, el único ultimátum, son las personas que están amenazadas por ETA, y son las únicas en las que hay que pensar". Fuentes del Ministerio del Interior comentaron que esos trabajos de contravigilancia continuarán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 06 de febrero de 1998.

Archivado En:

Te puede interesar

Curso de inglés online

Lo más visto en...

Top 50