Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:FLAMENCO

Cantar por naturales

José Menese contó el dicho de Curro Romero de que torear al natural y cantar por soleares o por siguiriyas es lo más difícil de todo. Acababa de cantar por soleares, y cantó por siguiriyas a continuación, ya en el último tramo de su recital. Con grandeza, con determinación, como él acostumbra a hacerlo cuando se entrega convencido al ejercicio de su arte. Soleares, siguiriyas, tonás, trilogía mayor de una forma de cantar en que José Menese es referente imprescindible.No fue, sin embargo, una noche especialmente gloriosa para él. No se dieron las circunstancias propicias. Menese es un cantaor muy sensible al calor de la audiencia para sentirse a gusto, y sorprendentemente la sala se encontraba bastante desasistida de público. Cantó bien, hizo un recital muy seno como en el es habitual, pero no logró transmitir a la sala esa sensación de complicidad y arrebato, frecuente en sus actuaciones.

Por derecho

Cante: José Menese. Toque: Enrique de Melchor y Antonio Reyes. Palmas: Marga y Faiquillo. Centro Cultural de la Villa. Madrid, 3 de febrero.

Muy bien acompañado por la guitarra de Enrique de Melchor, insistió en esa variedad de repertorio que le lleva a hacer cantes que hoy son ya, casi, piezas de museo. Se está quedando solo, por ejemplo, cantando la nana, la farruca, la mariana o los caracoles. Presentó también un romance como homenaje personal a García Lorca. Menese es quien es, y no defraudó a quienes acudieron a oírle.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de febrero de 1998