Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"El psicoanálisis nos abre a las grandes preguntas"

Cristina Fontana es una mujer de aspecto jovial, pelo castaño y hablar pausado. Se confiesa enamorada del Oriente y de su profesión: es psicoanalista. Por eso busca con imaginación la palabra idónea para expresar las grandes preguntas y respuestas al sufrimiento y a la vida. Nacida en Oviedo hace cinco décadas, se considera plenamente madrileña pese a haber vivido largas temporadas en Londres, París, Bruselas y Barcelona, donde creció y estudió Psicología. Fue en la capital británica donde entró en contacto con personas que hablaban de asuntos que le interesaban sobremanera, como el inconsciente, el deseo y el goce. Por ello decidió dedicarse al psicoanálisis. Tiene consulta en Madrid y en estos días consuma un sueño acariciado durante años: la publicación de una revista para la difusión psicoanalítica que se cuenta entre las pioneras de este género en Madrid y que fue presentada ayer en el Círculo de Bellas Artes por el periodista Iñaki Gabilondo. El equipo formado por Manina Peiró, Manuel Espina, Marie Ange Lebas, Graciela Strada y ella ha definido en clave juguetona la cabecera de la revista trimestral: Diván el Terrible, un juego de palabras. Precisamente sobre la verbalización se edifica el discurso del psicoanálisis, que, pese a contar con numerosos simpatizantes en Madrid, aún no despega del todo.

Pregunta. ¿Qué ofrece el psicoanálisis a una persona?

Respuesta. Le brinda una forma diferente de ser escuchada sobre su sufrimiento, en la caso de que lo tenga.

P. Explíquelo, por favor.

R. Hay mucha gente que sufre y que no sabe cómo combatir ese sufrir. Tampoco sabe a quién dirigirse para paliarlo. Desea que se le escuche no únicamente desde los oídos de un médico, sino de una forma bien distinta.

P. ¿Entonces?

R. El psicoanálisis es una relación que le ofrece la posibilidad de acabar con ese malestar mediante la palabra y le da, además, la oportunidad de abrir en su interior una serie de grandes preguntas sobre el mundo desconocido del inconsciente que, aunque oculto, emerge a cada paso en nuestra vida en chistes, lapsus y sueños.

P. ¿Hay mucha demanda de psicoanálisis en Madrid?

R. Sí.

P. ¿Qué es, pues, lo que impide su despliegue?

R. Pervive aún el miedo a que por ir al diván le crean a uno desequilibrado.

P. ¿Y no es así?

R. No. Todos tenemos problemas, pero no todos saben encontrarles solución.

P. ¿Cuál es el objetivo de la revista que usted dirige?

R. Intentamos acercar el psicoanálisis al público para que la gente sepa lo que es y las ventajas que ofrece. Se trata de llevar el debate a la calle para cubrir un hueco que creemos falta por cubrir en la vida intelectual madrileña.

Diván el Terrible. Número 1. De venta en VIP'S, Crisol y librerías. 450 pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de febrero de 1998

Más información

  • CRISTINA FONTANA DIRECTORA DE "DIVÁN EL TERRIBLE"