Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

FUERA PANZAS

En cuanto se fue el protector los cogieron por banda y menudo fin de semana pasaron. Porque los guardaespaldas del presidente rumano, Emil Constantinescu, fueron sometidos a un drástico programa de ejercicios físicos, dentro de una operación denominada Fuera Panzas. El director de los servicios de protección de la presidencia de Rumanía, Nicu Anghel, alias el Sátrapa, aprovechó el pasado fin de semana la ausencia del jefe del Estado, que se encontraba en Davos (Suiza), para someter a sussubordinados a un duro entrenamiento en los Cárpatos. A quince grados bajo cero, los altos y apuestos muchachos de la guardia presidencial, cuyas siluetas engordaron últimamente por culpa del ocio y la buena comida, tuvieron que recorrer kilómetros cargados con su pesado equipo o simular ataques terroristas y maniobras de protección por abruptas pendientes cubiertas de medio metro de nieve. Su tarea se volvió más penosa de lo normal al tener que ejecutar todos los ejercicios en compañía de las tropas antiterroristas, muy bien entrenadas y acostumbradas a las condiciones más difíciles. Dos generales participaron en la operación, considerada muy beneficiosa también para los jefes, ya que apenas hay un general rumano que no haya echado tripa.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de febrero de 1998