Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unos 40.000 pasajeros de Iberia sufren los efectos de la huelga de celo de los pilotos

Unos 40.000 pasajeros de Iberia fueron víctimas ayer de la huelga de celo que mantienen los pilotos afiliados al sindicato SEPLA. El estricto trabajo a reglamento que aplica este colectivo provocó la cancelación de 29 vuelos y retrasos en otros 375, que alcanzaron una media de una hora, aunque en algunos casos sufrieron hasta cuatro de demora. El SEPLA aún no ha comunicado oficialmente a Iberia las causas de esta protesta. El origen del conflicto es el malestar de los pilotos de Iberia por el acuerdo de la empresa pública para alquilar 11 aviones y sus tripulaciones a la privada Air Europa y la negociación del convenio colectivo, en el que la dirección ha planteado una congelación de las retribuciones.

Los efectos de la huelga de celoiniciada el miércoles por sorpresa por los pilotos de Iberia se agravaron ayer, con un número mayor de vuelos afectados. Los retrasos se fueron acumulando a loargo de la jornada y la media hora de demora que se registrabaor la mañana se amplió por la tarde hasta hora de media.Iberia tenía programados ayer 798 vuelos y se vio obligada aancelar 29. Los retrasos afectaron hasta las 20 horas a 375, un 65% de los aviones que operaron, según datos facilitados por los portavoces de la empresa. La huelga de celo ha ocasionado las mayores irregularidades en el aeropuerto de Madrid, aunque también hubo importantes retratos en los de Barcelona, Mallorca y Canarias.

Según Iberia, pese a los miles de afectados por el conflicto, sólo en tomo a medio centenar de personas tuvieron que ser alojadas en hoteles próximos al aeropuero de Barajas en el mejor de los casos. La coincidencia con la celebración de la Feria Internacional de Turismo (Fitur) y una plena ocupación de las plazas hoteleras de Madrid, hizo que se tuviera que buscar alojamiento en las provincias próximas a la capital. En Barcelona, fueron unos 250 los pasajeros que forzados a hacer uso de los hoteles debido a la cancelación o el retraso de sus vuelos.

El SEPLA no quiso facilitar información sobre los efectos de la actitud de "no colaboración" que mantienen sus afiliados. Fuentes no oficiales aseguraron que a partir de hoy "se normaliará" la situación, de la que resonsabilizan directamente a la compañía aérea, "por su falta de planificación" y por incumplir compromisos anteriores.

El origen del conflicto está en el malestar causado entre los pilotos de Iberia por el acuerdo que lacompañía aérea pretende firmar con Air Europa para alquilar 11 aviones con sus pilotos, y en la renovación de la flota, negociaciones en las que el SEPLA quiere participar. Asimismo, está pendiente la negociación del convenio colectivo, abierta hace meses.

La empresa ya ha comunicado a los pilotos que quiere aplicarles una congelación salarial, mientras que el colectivo encuadrado en el SEPLA no ha dado a conocer sus reivindicaciones. Para el próximo lunes está prevista una reunión para que ambas partes sigan discutiendo. Esa reunión estaba fijada para el próximo jueves antes de que estallase la huelga, que ha cogido por sorpresa a la dirección.

La empresa acaba de firmar, la semana pasada, un pacto con el personal de tierra, que recoge un aumento salarial del 2,2% para 1997 e incrementos iguales a la inflación para 1998 y 1999.

Los responsables de Iberia declararon ayer que reiteran su ofrecimiento al diálogo, y añadieron que, "hasta el momento, sigue sin haber una explicación por parte de los pilotos sobre los motivos que les han llevado a mantener esta huelga encubierta".

Las causas del conflicto también son desconocidas para otros sindicatos de la empresa. UGT y CC OO pidieron ayer al SEPLA que ponga fin a la huelga de celo para evitar enfrentamientos entre el personal de tierra y el de vuelo.

[La Comisión Europea propuso ayer un aumento de las indemnizaciones a pasajeros a los que no se permite viajar en un vuelo por overbooking (venta de más billetes que plazas disponibles). La propuesta oscila entre 185 y 370 ecus (entre 31.465 y 63.085 pesetas) según se trate de vuelos de menos o más de 3.500 kilómetros, y prevé el pago inmediato de la indemnización en el mostrador de facturación].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de enero de 1998

Más información

  • Ayer se cancelaron 29 vuelos y otros 375 partieron con retrasos medios de una hora