Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Angel Ramos Fernández, profesor de Planificación y Proyectos

El pasado 2 de enero de 1998 falleció en Madrid don Ángel Ramos Fernández, profesor emérito y catedrático de Planificación y Proyectos en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Montes de la Universidad Politécnica de Madrid.Doctor ingeniero de Montes, el profesor Ramos era académico de número, y vicesecretario, de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, y de la Real Academia de la Ingeniería de España.

La figura de Ángel Ramos está ligada al compromiso con el uso prudente de los recursos naturales y con la conservación de la naturaleza. Su labor en la actividad privada, durante los años sesenta, fue pionera, promoviendo y dirigiendo los primeros proyectos de restauración ambiental y acondicionamiento paisajístico de obras públicas que se efectuaron en España.

Posteriormente, y durante más de 25 años de intensa vida universitaria, trabajó, con reconocido prestigio, en la conceptualización y en el desarrollo metodológico y tecnológico de campos como la planificación física, la ordenación integral de los espacios forestales, el análisis y la valoración del paisaje, la evaluación de impactos ambientales y la restauración de espacios degradados.

Su labor ha quedado plasmada en numerosas publicaciones, entre las que cabría destacar su Valoración del paísaje natural, en 1969, en la que avanzó ideas y conceptos cuya universalización aparecería muchos años después, y su discurso de ingreso en la Academia de Ciencias, Por qué la conservación de la naturaleza, exigente toma de postura conceptual respecto a la responsabilidad del hombre frente a la naturaleza.

Colaborador incansable con equipos de otras universidades nacionales y extranjeras en proyectos docentes y de investigación, miembro del comité redactor de revistas especializadas, vocal del Patronato de la Biblioteca Nacional, Ángel Ramos fue, ante todo, un maestro ejemplar, siempre preocupado por la auténtica formación, "que no información", decía, de sus alumnos.

Así, fue conductor en su cátedra de más de 50 tesis doctorales, fruto de una labor continuada de estímulo, exigencia y escucha a sus discípulos. Su entrega al trabajo, ponderación en el juicio, hombría de bien e integridad intelectual son inolvidables para quienes tuvimos la fortuna de conocerle. Descanse en paz- profesor de la ETSI de Montes

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de enero de 1998