Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El segundo acusado en el atentado de Oklahoma escapa a la pena capital

,. Terry Nichols, el segundo implicado en el atentado terrorista que mató a 168 personas en Oklahorna en abril de 1995, no será condenado a muerte. En la noche del miércoles, el jurado popular de Denver que debía decidir su suerte se disolvió sin haber alcanzado ninguna decisión. Ésta será tomada en las próximas semanas por el juez que presidió el tribunal. Según las leyes federales norteamericanas, sólo un jurado puede imponer una condena a muerte, por lo que el juez debe optar ahora entre cadena perpetua o unos años en prisión.

El jurado se encontraba en un callejón sin salida al dividirse sus miembros sobre la condena a aplicar a Nichols. A finales de 1997, ese mismo jurado le declaró culpable de conspiración y homicidio involuntario, pero no de asesinato en primer grado. El jurado, según explicó su portavoz, Niki Deutchman, consideró que el FBI y la acusación pública no probaron de modo suficiente durante el juicio que Nichols estuviera al corriente de los planes terroristas de su amigo Timothy McVeigli, condenado a muerte el pasado junio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de enero de 1998