Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Frenazo en seco a la reinserción en verano de 1994

En pleno verano de 1994, el entonces ministro de Justicia e Interior, Juan Alberto Belloch, se vio obligado a dar un frenazo a la reinserción de etarras que quería llevar con la máxima discreción para evitar que el PP le acusase de hacer una amnistía camuflada. El 17 de julio, EL PAÍS publicó que Belloch había dado un fuerte impulso a la reinserción al dar la semilibertad a 12 etarras en los tres meses precedentes. ...Y se desató la guerra entre el Gobierno socialista y el PP.

Lo que Belloch temía se cumplió. El entonces secretario general del PP, Francisco Álvarez Cascos, calificó la reinserción de "excarcelación organizada" y de "dar alas a los terroristas que aún están libres, porque les garantiza que también ellos saldrán algún día sin haber cumplido la condena". "Mientras ETA siga matando, lo lógico es que los etarras vayan a la cárcel, no sacarlos de la cárcel", clamó el diputado Federico Trillo desde su escaño de portavoz del PP. José María Aznar remachó: "La política de reinserción no es aconsejable mientras continúe la actividad terrorista".

Tres años después, el panorama ha cambiado. "El PSOE ha tenido un comportamiento impecable en el tema del terrorismo y el Gobierno está teniendo un comportamiento leal", reconoció hace dos semanas el ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de diciembre de 1997