EE UU advierte sobre el peligro de tomar un taxi en Ciudad de México

Abordar un taxi en la Ciudad de México puede resultar el inicio de una peligrosa aventura, que ahora adquiere tintes políticos, ya que la Embajada de EE UU advierte a empresarios y turistas norteamericanos sobre los riesgos que corren ante esa reciente forma de violencia. En una respuesta inmediata, el alcalde de la ciudad, Cuauhtémoc Cárdenas, replica que la lucha contra la delincuencia seguirá no sólo para garantizar la seguridad de los turistas extranjeros, sino la de los propios habitantes de la urbe.

El 15 de diciembre, en el exclusivo barrio de Polanco, el empresario estadounidense John Peter Zarate tomó un taxi y horas después su cadáver fue descubierto en la zona. Había sido víctima de los taxistas piratas. Unos cuantos días antes otro norteamericano había sido objeto de un asalto, en el que recibió una "salvaje paliza", pero logró salir con vida de la aventura, según informa la embajada.La embajada de Estados Unidos sugirió el jueves a sus nacionales que "no tomen taxis aparcados afuera de los cines, teatros, auditorios, o frente a centros nocturnos, restaurantes, hoteles (excepto taxis para turistas específicamente indicados por los empleados de los hoteles), sitios turísticos ni ningún taxi que no se haya llamado para un servicio específico". Los casos que se comentan de boca en boca son alarmantes, pues los asaltos ocurren por todos lados y casi a cualquier hora, aunque preferentemente en las noches.

Nadie está a salvo de los piratas y existen denuncias de sitios donde las bandas han sentado sus reales, como los alrededores del Palacio de Bellas Artes y otros lugares turísticos del Centro Histórico. En la Ciudad de México son denunciados cada día unos 800 delitos, algunos de ellos referentes a atracos en taxis. Los delincuentes normalmente se quedan con alguna identificación de las víctimas, especialmente las que contienen la dirección, y amenazan con tomar represalias para impedir que se les denuncie.

El método de los taxistas piratas es esperar a sus potenciales víctimas, y arrancar con rumbo al lugar indicado por el cliente. Pero minutos después, en algún lugar solitario, aparecen varios hombres -que han seguido al taxi en otro vehículo- y con puñales o pistolas secuestran momentáneamente al pasajero. Van detrás del dinero en efectivo, joyas y algunas prendas de vestir, pero sobre todo tras las tarjetas de crédito.

Los casos en que los pasajeros que se resisten al asalto resultan asesinados son pocos, al igual que son pocas las denuncias por violación durante los atracos, pero esto no significa que no existan. Quizá por ello la embajada de Estados Unidos advirtió que, "aunque el asesinato del 15 de diciembre es el primer robo en taxi cuyo desenlace es la muerte de un ciudadano estadounidense, los asaltos en taxis, que afectan a todos los residentes en la ciudad, parecen realizarse con mayor violencia en las últimas semanas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 19 de diciembre de 1997.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50