Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Misteriosa desaparición en México de un destacado político del PRI

La desaparición de Fernando Gutiérrez Barrios, ex ministro del Interior de México y una de las figuras más prominentes del sistema, está provocando serias preocupaciones en círculos políticos a medida que la hipótesis del secuestro cobra consistencia. Según sus ayudantes, Gutiérrez Barrios, de 70 años, está de viaje en el extranjero. Sin embargo, varios medios de comunicación aseguran que el que fuera cerebro de la seguridad del Estado fue secuestrado por un comando armado la pasada semana.

El hecho de que el propio interesado no haya dado hasta ahora señales de vida ha apuntalado esta versión, que por lo demás ofrece detalles cada vez más precisos: el martes 9, un grupo de ocho hombres interceptó a Gutiérrez Barrios a las puertas de un restaurante situado al sur de la capital. La operación fue muy profesional. Tras lanzar una ráfaga al aire, los asaltantes rociaron con gases a los cuatro escoltas del político, al que sometieron sin violencia. La presencia de Gutiérrez Barrios en el restaurante ha sido confirmada por empleados del local.Desde entonces, su familia mantiene total hermetismo, mientras sus ayudantes repiten que su jefe "está de viaje" y que "goza de buena salud". Algunos funcionarios de inteligencia han confirmado extraoficialmente el secuestro.

Que algo extraño sucede quedó demostrado el martes por la tarde, cuando un nutrido grupo de periodistas fue convocado a una supuesta conferencia de prensa del político. Gutiérrez Barrios nunca apareció. Su secretario particular aseguró que todo había sido una confusión, y que "Don Fernando" no acudiría a la oficina, pero que se encontraba perfectamente.

Según una emisora de radio, los captores han pedido un rescate de 10 millones de dólares (unos 1.500 millones de pesetas). Sin embargo fuentes de Interior consideran que el único móvil que podría haber detrás del secuestro es político.

Gutiérrez Barrios es uno de los personajes claves del sistema. Desde su entrada en la policía política, en 1952, hasta su nombramiento como ministro del Interior, en 1988, toda su carrera se desarrolló en los cuerpos de la: seguridad del Estado. Su personalidad. encarna las paradojas del régimen del Partido Revolucionario Institucional (PRI): fue el artífice de la brutal represión de los grupos de guerrilla y de la izquierda radical en los años setenta, cuando se estrenó en México la práctica de las desapariciones políticas. Es apreciado y odiado a partes iguales. Pero sobre todo es temido: en sus manos está el archivo de la vida política nacional de los últimos treinta años.

Otros comentaristas destacaban ayer la coincidencia temporal entre la desaparición de Gutiérrez Barrios y otro importante episodio: la liberación de Joaquín Hernández Galicia, alias La Quina, un poderoso líder del sindicato petrolero, conocido por sus prácticas mafiosas y encarcelado en 1989 bajo una dudosa acusación de acopio de armas y asesinato.

La captura de La Quina, que hoy tiene 70 años, se presentó entonces como un golpe del recién elegido presidente, Carlos Salinas, contra la corrupción sindical. Que el dirigente petrolero actuaba como un mafioso era de sobra conocido. Sin embargo el fondo de su detención era político.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de diciembre de 1997

Más información

  • Sospechas de conexión con la excarcelación de un mafioso líder sindical