Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESPECTÁCULOS

30 personas presentaron denuncias el pasado sábado contra el nuevo Ciné Cité de Méndez Álvaro

El Ciné Cité de Méndez Álvaro, cuya inauguración se anuncio a bombo y platillo hace quince días como el complejo cinematográfico más grande y moderno de España, volvió a exasperar a los espectadores que acudieron a alguna de sus 12 salas el pasado sábado. Treinta de ellos presentaron denuncia en la comisaría de Arganzuela: porque se vendieron entradas sin numerar, lo que provocó enormes colas, desconcierto entre el público y que alguno se quedara sin poder entrar; porque, en dos sesiones sucesivas, se proyectó una película en tan pésimas condiciones, que muchos optaron por abandonar la sala, ante la sorpresa de que siete personas del servicio de seguridad les impedían salir a la calle; por carecer de hojas de reclamaciones, y por las pésimas condiciones de orden y seguridad que ofrecía el aparcamiento.Hace quince días, el fin de semana de la inauguración, otras 20 personas presentaron denuncias porque se quedaron sin ver la película para la que habían comprado entradas. "Fue un fallo del sistema informático que ya se ha solucionado", dijeron la semana pasada los responsables de UGC, la empresa propietaria de los cines.

Las denuncias también hacían alusión al pésimo estado de los servicios y al trato recibido por el personal de la sala. Una mujer intentó llamar a la policía por teléfono sin conseguirlo. La respuesta del personal del cine fue que se trataba de aparatos modernos que ella no sabía usar. Según algunos de los afectados, los teléfonos habían' sido desconectados.

"Esperamos durante una hora a que nos dieran el libro de reclamaciones, y decían que no tenían. Luego nos dieron unas fotocopias que en realidad son hojas internas de la policía conocidas como actas por intervención en materia de hojas de reclamación. Hubo gente que esperó desde la sesión de las seis hasta las diez para poder ver una cinta en condiciones. Y resultó que la película se seguía viendo borrosa", comenta uno de los denunciantes. "Además, fue la propia dirección de los cines la que avisó a la policía aduciendo que un grupo de personas estaba destrozando el cine", añade el denunciante.

Alarmado

El Ciné Cité de Méndez Álvaro devolvió el dinero de la entrada a todos los que lo solicitaron. Y compensaron a los espectadores con dos invitaciones. Lo dicen los propios afectados y Alvaro Postigo, director del complejo cinematográfico. "Llamé a la policia porque había gente que no dejaba ver la película y se estaban produciendo actos de vandalismo. Estaba alarmado porque había 1.400 personas dentro del cine y 1.700 esperando fuera. Les pedimos que se quedaran en la sala mientras se solucionaban los problemas", declara Postigo."Efectivamente, hubo una película que no se vio en buenas condiciones. Reconocemos que es el principio y estamos cometiendo errores, pero en ningún momento se agredió a nadie, y así se lo dije a la policía", añade el director.

Algunos espectadores aseguran que el aparcamiento carecía de señalización y era imposible saber si estaba completo. Los propios usuarios pidieron que se apagaran los motores porque, aseguran, no funcionaba la ventilación. Postigo responde: "Se está poniendo un cartel en el aparcamiento y los fines de semana hay tres personas para controlarlo". "Tenemos las licencias en orden. Puede haber cosas del edificio que no estén rematadas, pero cumplimos todas las normas de seguridad. Nadie abre un complejo como éste y funciona al día siguiente como un reloj. Estamos pagando el éxito", añade.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de diciembre de 1997

Más información

  • EL DIRECTOR DE LA SALA DICE QUE ESTÁN "PAGANDO EL ÉXITO"