Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corea del Sur busca nuevos canales financieros para poder pagar 2,4 billones de pesetas antes de fin de mes

ENVIADO ESPECIALCorea del Sur busca afanosamente salvarse de la quiebra a través de canales financieros que le permitan cumplir con sus compromisos y lanza en las últimas horas mensajes tranquilizadores a los Gobiernos extranjeros. Las obligaciones más apremiantes se concentran en el pago de aquí a fin de mes de 16.000 millones de dólares (2,4 billones de pesetas) en concepto de préstamos extranjeros a corto plazo. El Ministerio de Economía cree todavía que será posible recurriendo a 10.000 millones que, según los datos oficiales, hay todavía de reservas y a otros 6.000 del segundo tramo del préstamo suscrito con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y de lo apalabrado por el Banco Mundial y el Banco Asiático de Desarrollo. Otras fuentes cifran el nivel de reservas en un número menor.

"La probabibilidad de salvación está en un 50%", confesaba el pasado sábado Cho Soon, ex gobernador del banco central y ex alcalde de Seúl. Cho, que intentó presentarse a la presidencia del país en las elecciones del próximo jueves, retiró en octubre su candidatura para aliarse con el jurista Lee Hoi Chang, el aspirante del partido gobernante, que lucha con el veterano líder de la oposición, Kim Dae Jung. "Si los acreedores extranjeros no aceptan la demora en el pago de préstamos que vencen ahora no habrá más salida que declarar la bancarrota", advirtió Cho Soon.

El ministro de Economía, Lim Chang Yuel, se muestra optimista de que la mayoría de los acreedores acepten renegociar los plazos habida cuenta de la solidez macroeconómica del país. Sin embargo, no pocos analistas cuestionan tal optimismo sobre todo después de que el valor de los bancos surcoreanos fuera notablemente rebajado por la agencia de clasificación Moody's la pasada semana. Además, otros expertos creen que parte de las reservas deberán ser utilizadas para satisfacer la importación de petróleo y otros productos. Entretanto, el Gobierno prepara una emisión de bonos por un monto de 10.000 millones de dólares que pondrá a la venta en el mercado internacional. El plan tiene que ser aprobado antes por el Parlamento, que tendrá una sesión extraordinaria el próximo día 22.

Hoy será importante conocer la reacción del mercado a la declaración nacional que el sábado suscribieron conjuntamente el presidente Kim Young Sam y los tres principales aspirantes a la sueesión en favor del cumplimiento del acuerdo suscrito el pasado día 3 entre Corea del Sur y el FMI por un monto de 57.000 millones de dólares, la operación de rescate más alta que ha concedido el Fondo en su más de medio siglo de historia. La declaración fue hecha a raíz de las reticencias que el pacto de saneamiento suscitó entre los candidatos y, en particular, entre Kim Dae Jung, a quien los pronósticos dan como favorito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de diciembre de 1997