Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sprewell pide perdón, pero reclama justicia

El jugador de la NBA suspendido por agredir a su entrenador contrata al abogado que defendió a O.J.Simpson

El escolta Latrell Sprewell hizo ayer sus primeras declaraciones después de ser suspendido por un año la semana pasada por agredir a su entrenador P. J. Carlesimo, de los Warriors de Golden State, y volvió a pedir disculpas por sus acciones. En una conferencia de prensa en la que estuvo acompañado por su agente, Arm Tellem, el presidente del sindicato de jugadores, Billy Hunter, y el abogado Johnnie Cochran, Sprewell dijo que había recibido un trato injusto por los directivos de la NBA y que nunca tuvo la oportunidad de presentar su defensa. "No hay escusas por lo que hice", dijo Sprewell."Sólo quiero que la gente entienda mi posición. Lo que pasó la semana pasada fue la culminación de cosas que habían sucedido en el pasado. Nunca tuve la oportunidad de presentar mi versión. Traté de cambiar mi situación en Golden State pero nadie me prestó atención", añadió.

Sprewell manifestó que durante el fin de semana se puso en contacto con Carlesimo y el gerente Garry St. Jean "y les pedí perdón por mis acciones. No fue un comportamiento correcto", admitió, "pero en mi trayectoria como universitario y profesional nunca tuve problema con los entrenadores".

Sprewell, que agredió dos veces a Carlesimo y lo amenazó con matarlo, fue dado de baja por los Warriors al cancelar su contrato de cuatro temporadas y 32 millones de dólares, mientras que la NBA lo suspendió por un año completo de la competición de liga. La suspensión es la que Sprewell considera injusta porque la liga y el comisionado de la NBA, David Stern, nunca escucharon su versión.

Sprewell, que podría haber firmado por otro equipo si no hubiese sido suspendido por la NBA, reiteró que hasta ahora sólo se le había presentado como una persona negativa, agresiva y esa no era la realidad. "No soy ese tipo de persona, me equivoqué, perdí el control de mis acciones y estoy arrepentido, pero creo que el castigo es excesivo".

Hunter reiteró que no cuestionaba la suspensión a Sprewell ni el sindicato de jugadores apoyaba sus acciones, pero señaló que su objetivo es que la NBA revise la proporción del castigo. "Consideramos que la suspensión por un año no guarda proporción con el tipo de castigo que han recibido otros jugadores por acciones similares", explicó Hunter.

Johnnie Cochran, el abogado que se hizo famoso al utilizar el racismo en el caso de la ex estrella del fútbol americano O. J. Simpson, absuelto de los cargos de asesinato de su ex esposa y un amigo de ésta, dijo que no iban a defender las acciones cometidas por Sprewell, pero sí su derecho a ser escuchado. "No va con el sistema americano el permitir que se condene a una persona sin antes no haber escuchado su versión de los hechos y respetado sus derechos", comentó Cochran.

El agente Tellem, que manifestó durante el fin de semana en varios programas de televisión que el factor racismo había estado presente en la suspensión a Sprewell -jugador negro que agrede a entrenador blanco-, cambió la versión y se limitó a decir que lo único que buscaban era justicia para su cliente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de diciembre de 1997