Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Un poco de todo, por favor

Cuando Karl Marx escribió El capital, explicó cómo la religión era el opio del pueblo; pues bien, si saliera de su tumba, viviera en España y reescribiera El capital, diría que el opio del pueblo son el fútbol y los programas basura.Sí, sí, no nos sorprendamos tanto y analicemos la situación: tú conectas el televisor e inmediatamente dejas de pensar; luego, encuentras un partido de fútbol y te conviertes en un ser inhumanizado, ya que reduces tu vocabulario a las palabras penalti, falta y expulsión.

No estoy diciendo que nos pongamos todos a leer libros ni a hacer reflexiones filosóficas, lo que estoy pidiendo es un poco de pluralidad, un poco de todo, por favor. Que las noticias sobre deportes se dediquen a explicarnos durante media hora todas las interioridades de tal o cual equipo de fútbol y que en medio segundo nos digan que tal persona ha quedado primera en cualquier otro deporte...; en fin, es patético, estamos degradando el deporte.

Un poco de coherencia; que nos informen, no que nos embrutezcan. Y no hablemos ya del disfrute de la nación cuando una persona cuenta cómo su marido apareció descuartizado o cómo otro individuo engaña a su mujer con un abogado travestido. ¡Es que no puedo ver la tele!, sobre todo cuando un programa basura anuncia sus audiencias millonarias y se deshace en halagos con el público sin cerebro que sigue su programa.

¡Venga, hombre! Rebelémonos todos contra el estado dictatorial televisivo, queremos una tele decente, ¡ya! Y no la televisión pública, porque ésa no sólo no se salva, sino que nos condena a todos, porque, aunque lo sabemos pero no lo queremos admitir, esa cadena pública la pagamos todos.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de diciembre de 1997