Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EXPOSICIONES

El mercado Puerta de Toledo cerró sus puertas por un apagón

Tantas cosas faltan en el mercado Puerta de Toledo que, por faltar, ayer faltaba hasta la luz. El mercado tuvo que cerrar a las 11.30 por un apagón eléctrico. Los responsables de este centro comercial, gestionado por la Comunidad, desalojaron a los escasos curiosos que había en su interior y cerraron a cal y canto las puertas: en cada entrada, un guardia de seguridad. No se permitió el paso a nadie. La luz volvió a las dos de la tarde, pero ya no fue reabierto, porque la hora de cierre oficial estaba fijada para media hora más tarde.Sólo dos actividades estaban ayer a disposición de los visitantes: una tienda que ofrecía productos de repostería elaborados en conventos y un mercadillo navideño que recaudaba fondos para niños de Chernóbil. Ambas tuvieron que ser suspendidas cuando se produjo el apagón. Lola Pedrosa, presidenta de la Asociación Familiar de Ayuda a un Niño (AFAN), relató: "La gente que estaba comprando en el mercadillo tuvo que marcharse. No hemos vendido casi nada. Una pena". De hecho, el cantante Ramoncín y la escritora Rosa Montero, que pretendían firmar libros en uno de los puestos del mercadillo como muestra de apoyo a AFAN, se marcharon antes de lo previsto: "Sólo me ha dado tiempo a firmar tres libros antes de que se fuera la luz", señaló Montero.

Menos suerte tuvieron aún los responsables de la exposición de productos de repostería elaborados por 400 monasterios de frailes y monjas. Aburridos por la falta de electricidad, las dos personas que estaban en esta tienda abandonaron el mercado Puerta de Toledo sin vender una rosca. Uno de los vigilantes del mercado lo explicó: "Entre que viene poca gente al mercado y que no había luz terminaron por marcharse", indicó.

El mercado Puerta de Toledo fue inaugurado en 1988, con 140 tiendas dedicadas a las antigüedades. Desde entonces, arrastra una larga decadencia. En 1994, ya sólo quedaban 40 establecimientos abiertos; en 1997, siete. Ayer, y por un apagón, ninguno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de diciembre de 1997