Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ardanza afirma que HB no merece solidaridad pese a la condena "injusta"

El presidente del Gobierno vasco, José Antonio Ardanza, sugirió ayer que la sentencia del Tribunal Supremo contra la Mesa Nacional de HB entraña una injusticia, si bien él no acepta ninguna petición de solidaridad por parte de HB porque "no se la merecen". El lehendakari cree "inconcebible" que en un proceso penal "a todos los acusados se les imponga la misma pena".Por su parte, José Augusto de Vega, magistrado del Supremo que se jubiló el pasado día 1 como presidente de la Sala Segunda, ha declarado en Abc: "Nadie me ha presionado para firmar la sentencia de HB. (...) Otra cosa es que nosotros veamos que hay presión fuera, cosa de la que uno se da cuenta perfectamente. Pero de eso a que nos hayamos sentido presionados o nos hayan presionado directamente, en absoluto".

El lehendakari, en declaraciones a El Periódico de Álava, criticó que la sentencia "dice que toda la ejecutiva [de HB] se va a la cárcel ( ... ), como si fueran 23 delitos clonizados, para el mismo tiempo, para siete años". Esa decisión, según él, tendrá repercusiones políticas".

"Yo no comparto con HB nada, ni tengo el síndrome de Estocolmo, pero no estoy dispuesto a que se cometa una injusticia", precisó. Ardanza reprochó a HB su actitud "chulesca y prepotente", y que se permitan "el lujo de amenazar a los ciudadanos vascos". "Yo no comparto el resultado de esta sentencia, por demócrata, pero a mí no me pidan solidaridades, ni a esta sociedad, porque no se la merecen", dijo.

Ardanza expresó dudas sobre lo acertado de la calificación del delito cometido por la Mesa Nacional, y adujo que si el vídeo de ETA no llegó a ser emitido se trataría de una tentativa de delito y no de un delito consumado. También reclamó el derecho a la discrepancia y se quejó de que el PSOE, que en otras ocasiones ha criticado decisiones judiciales, arremeta ahora contra el PNV.

Más lejos fue el portavoz en el Congreso, Iñaki Anasagasti, en un artículo publicado en el diario Deia. Anasagasti dijo que se intenta "masacrar" al PNV pero "no pasa nada" cuando Felipe González llama descerebrados a los jueces o Joaquín Almunia, líder del PSOE, "ataca con saña al juez Liaño".

El secretario general del PSE, Nicolás Redondo Terreros, salió al paso de estos comentarios e instó a Ardanza a que no contribuya al "objetivo fundamental del PNV, que es poner en entredicho y en quiebra al poder judicial".

Por su parte, el diputado socialista Alfonso Guerra opinó en Sevilla que la sentencia ha sido "benévola" y que no hay valentía para decir que HB "es el sindicato criminal de ETA".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de diciembre de 1997