_
_
_
_
_

Ericsson confirma que eliminará 10.000 puestos de trabajo, el 10% de su plantilla

En una nueva vuelta de tuerca en su política de reducción de personal, la multinacional sueca de telecomunicaciones Ericsson anunció ayer la supresión de forma inminente de 10.000 puestos de trabajo, el 10,1% de la plantilla actual del grupo, que cuenta con 99.130 trabajadores en todo el mundo. De los puestos afectados por el recorte, 500 corresponden a sus instalaciones en Suecia, y el resto, a sus fábricas en distintos países. La medida no acentuará el ajuste previsto en España, donde Ericsson se desprenderá de 550 trabajadores directos.

La medida afecta a la división Ericsson Telecom, principalmente en el sector administrativo, cuyas fábricas se encuentran ubicadas en la ciudad de Estocolmo. Telecom, que entre otros productos fabrica centrales telefónicas de conmutación, más conocidas como AXE, es una división no rentable sobre la que el presidente de la empresa, Lars Rainqvist expresó recientemente que era una "carga para la empresa" y esta es la razón principal de la medida anunciada.Por ahora lo único seguro es el dato referido a Suecia, pero en lo referente a los otros 9.500 empleados afectados, la empresa no adelantó ningún dato.

El anuncio hecho público ayer es preliminar, según señaló el jefe de información de Ericsson, Per Zetterqvist, agregando que "una vez examinada toda la estructura se formalizará el contenido de la decisión en los primeros meses del año próximo".

Esta reducción de personal es la continuación de otras anteriores efectuadas por Ericsson, la última de ellas la pasada primavera en la fábrica de tarjetas de circuito de la ciudad de Norrköping, 200 kilómetros al sur de la capital, donde 531 trabajadores recibieron la carta de despido pese a las movilizaciones masivas por las consecuencias que la medida significaba para la ciudad.

En total han sido suprimidos unos 10.000 puestos de trabajo en esta empresa, las tres cuartas partes de ellos en Suecia, desde que se liberalizó el mercado de las telecomunicaciones en Europa. Fuentes de la empresa aseguran que la mayoría de los trabajadores afectados por los recortes han encontrado un nuevo empleo en las divisiones de radio, comunicaciones móviles y terminales. Destacan, además, que la compañía ha reducido 10.000 puestos de trabajo, pero ha creado 24.000 nuevos empleos desde 1995. El portavoz del grupo destacó que Ericsson prevé abrir próximamente una nueva factoría en Rusia.

Paralelamente, con este anuncio sobre el que todavía no se habían producido reacciones ni por parte del sindicato ni del Gobierno, la empresa continúa con el proyecto de trasladar sus oficinas centrales desde Estocolmo a alguna de las capitales europeas entre las que se menciona a Amsterdam, Londres o Bruselas, lo que también incidirá en el nivel de empleo en Suecia.

Fuentes del grupo han asegurado que las negociaciones con los representantes sindicales de los trabajadores de Ericsson comenzarán probablemente a mediados de enero, una vez que la empresa haya definido claramente qué centros se van a ver afectados por el nuevo ajuste.

Conflicto en Madrid

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_