NECROLÓGICAS

Werner Höfer, un legendario de la televisión alemana

Durante 35 años, sin fallar un solo domingo, Werner Höfer, era algo inevitable, a las doce en punto del mediodía, en la primera cadena de la televisión pública alemana (ARD), con su programa Aperitivo internacional, donde "seis periodistas de cinco países" debatían en torno a unas copas de vino blanco del Rin sobre un tema de actualidad. Su tono sereno y suave en la moderación se convirtieron en la imagen palpable del periodista de más prestigio en la televisión alemana con un programa que llegó a ser el decano, hasta el día en que el pasado afloró. La amarillista prensa dominical sacó a relucir un artículo de Höfer de los tiempos del nazismo, en el que el autor se pronunciaba a favor de la ejecución de un joven artista. Su estrella empezó a declinar y la televisión optó en 1987 por quitarle el programa, que había moderado durante 35 años. Frente al pasado, de nada le sirvió a Höfer ni su trayectoria democrática en la nueva Alemania ni el ejercicio intachable de su profesión periodística. Tuvo que pasar al ostracismo, en el que vivió sus últimos 10 años de vida, casi ciego y sumido en la amargura de no haber podido cumplir su sueño de "morir en pantalla durante la moderación de Aperitivo internacional". Murió en silencio, a los 84 años en Colonia, este pura sangre del periodismo, que al final de su carrera lamentaba haber sacrificado la familia a su profesión.-

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS