Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

HUMPHREY SE HA IDO

Humphrey, el gato que había hecho de la residencia de los primeros ministros británicos su hogar, se ha ido para siempre. A sus 11 años padece una insuficiencia renal y el veterinario le ha recomendado un retiro campestre. Viejo conocido de Margaret Thatcher y John Major, los anteriores líderes conservadores, llevó una vida regalada con ellos. A Cherie Blair, esposa del actual mandatario laborista, Tony Blair, no le gustan los felinos. Para acallar rumores molestos, eso sí, accedió a fotografiarse una vez acariciándole. Terror de lo ratones de Whitehall y amante de los patos de la reina Isabel II que chapotean en el parque de Saint James, Humphrey fue casi atropellado por el Cadillac del mismísimo Bill Clinton. En la despedida del número 10 de Downing Street, los inquilinos de su hasta ahora famosa casa londinense le han deseado buena suerte y mucho reposo.- ,

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de noviembre de 1997