Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Marquesinas peligrosas

Desde mi punto de vista de profano, quiero hacerle llegar la denuncia que una gran parte de la población de Madrid tiene hacia las mamparas de cristal que están situadas en las paradas de autobuses, y que es tema de conversación frecuente.Tendrían que pensar ustedes que no todas las personas disponen de una vista excepcional, o que a veces los despistes de mirar hacia atrás para ver si llega un autobús hacen que choquemos contra las mismas. ¿Tan difícil sería señalizarlas con publicidad (o mejor, con consejos sobre civismo) y de esta manera hacer notar que hay un cristal?

Mi indignación es grande no sólo porque un miembro de mi familia, una persona mayor, no la vio al acceder al autobús y el resultado del golpe fue una herida inciso-cortante en la pierna (10 puntos), un golpe en la cabeza y múltiples contusiones, sino porque se piensa más en el mobiliario urbano que en el bienestar de las personas que componen nuestro Madrid.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de noviembre de 1997