Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una explosión en una gasolinera abrasa dos empleados

El barrio de la Estrella se estremecio ayer con una explosión de gas en los bajos de una gasolinera situada en el número 138 de la calle del Doctor Esquerdo. Dos empleados sufren gravísimas quemaduras, y otro, heridas leves, al igual que una conductora. La onda expansiva arrasó el sótano y la tienda, que aún no había abierto al público. La gasolinera, rodeada de viviendas, acababa de ser reformada. En el momento de la explosión, un camión de Repsol cargaba los de depósitos, con capacidad para 80.000 litros de combustible. La deflagración inquietó a miles de vecinos.

Fue un estrépito mayúsculo en una mañana tranquila de domingo, festividad de la Virgen de la Almudena. En la gasolinera, la actividad era mínima. El reloj marcaba las 9.45. Los cuatro empleados llevaban tres horas trabajando.Entre ños surtidores se encontraba Luis López. Abajo, en el sótano, donde se depositan latas y se cambian de ropa los empleados, se encontraban el encargado, José Pérez Melado, de 50 años, y el contable, Luis Maté, de 57.

Un camión de Repsol cargaba los cinco depósitos: tres de 20.000 litros y dos de 10.000. Ningún coche repostaba en los surtidores. Tan sólo una mujer vigilaba el nivel de presión de sus neumáticos.

La estruendosa deflagración sobrevino en el interior del sótano y alcalnzó de lleno al encargado y al contable. Las ambulancias del Samur se encontraron a los dos abrasados. El primer herido fue evacuado a la Unidad de Quemados del hospital de Getafe. Sufre quemaduras faciales e intoxicación por inhalaciones. Su estadc es muy grave. Anoche estaba ingresado en la UCI del centro.

Peor pronóstico dan los médicos sobre las heridas sufridas por su compañero, Luis Maté, con quemaduras en el 70% de su cuerpo.

El otro empleado de la gasolinera herido es José Luis Díaz Victoriano, de 41 años. Tiene tres costillas rotas y varias contusiones al derrumbarse una pared contra su cuerpo. Permanecía ingresado en el hospital Gregorio Marañón La cuarta víctima es Encarnación Parés, de 40 años, la conductora que hinchaba las ruedas. Sufrió varios cortes y tuvo que ser calmada a causa de una crisis nerviosa.

"Sentí el estallido y corrí"

El estallido destrozó el sótano, de unos 150 metros cuadrados, y arrasó la tienda de la gasolinera, aún sin inaugurar. Los depósitos de gasolina estaban intactos y sin fisuras, según la primera revisión de los técnicos del Servicio de Protección de Edificaciones.Luis López, el único empleado ileso, pensó en un primer momento que había estallado uno de los depósitos: "No miré para atrás. Sentí el estallido y corrí en dirección a Doctor Esquerdo".

Seis coches estacionados en la calle quedaron dañados. El vehículo del actor Paco Valladares, vecino de la zona, se salvó por muy poco de los cascotes, que en cambio sí hicieron añicos la luna de un supermercado situado frente a la estación de servicio. Los edificios cercanos quedaron indemnes.

Para la Policía Municipal, la explosión se desató al producirse una chispa cuando se encendió la luz en el cuarto donde se almacenaban las latas de aceite, que previamente habían desprendido gas.

En el lugar del siniestro circuló otra hipótesis que apuntaba a que el gas procedía de las evaporaciones de los depósitos. Los bomberos añadieron que el siniestro pudo ser el resultado de un cortocircuito.

Un empleado de Repsol matizó que las instalaciones cumplen todos los requisitos exigidos. "Se ha reformado todo durante tres meses con la más moderna tecnología", señaló.

El primer teniente de alcalde, José Ignacio Echevarría, confirmó que "las instalaciones habían pasado todas las inspecciones preceptivas". "No está muy claro lo ocurrido y, además, ninguno de los empleados fuma", agregó. El delegado de Gobierno, Pedro Núñez Morgades, insistió en la hipótesis de "un fallo eléctrico".

Técnicos de la compañía Gas Natural inspeccionaron las instalaciones a petición de la Policía Municipal.

"Se ha comprobado que no ha habido fuga de gas natural y que las redes se encuentran perfectamente", señaló Pedro Martínez, portavoz de la compañía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de noviembre de 1997

Más información

  • Un camión cargaba los tanques de la estación