Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Encarcelada una mujer por "revelar" secretos íntimos del director de 'El Mundo'

Una mujer ingresó el viernes en la prisión de Carabanchel (Madrid) acusada de "descubrir y revelar" secretos de la intimidad del director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, quien ya había solicitado anteriormente la intervención judicial de una partida de vídeos cuyo contenido considera gravemente perjudicial para su imagen.

La detenida, Exuperancia R. M., se encuentra a disposición de la juez Ana Revuelta, titular del Juzgado de Instrucción 28 de Madrid, quien -tras ver uno de los vídeos- ordenó a la policía el pasado 16 de octubre que interviniese las grabaciones en la oficina de Correos de la estación de Chamartín. Allí, los agentes lograron hacerse con varias decenas de copias. Los vídeos, que estaban envueltos en sobres de gran tamaño, iban destinados a diversos personajes de relevancia pública, jueces, periodistas y políticos entre ellos.

Penas de cárcel

Para la intervención de los vídeos, la juez Revuelta se basó en el artículo 197 del nuevo Código Penal, que castiga con penas de hasta cuatro años de cárcel a quien descubra o revele los secretos o la intimidad de otra persona sin su consentimiento. El apartado 5 de ese artículo castiga con una pena de entre dos y cuatro años de prisión a quien revele "la ideología, religión, creencia, salud, origen racial o vida sexual" de otro.Cristina Peña, abogada de Pedro J. Ramírez, aseguró a media tarde de ayer que no tenía noticias de la detención. La investigación sobre los hechos denunciados por el director de El Mundo depende de la Unidad de Policía Judicial adscrita a los juzgados de plaza de Castilla, de Madrid, que recibe órdenes directas de la juez de instrucción número 28.

La detenida, según fuentes de la investigación, habría admitido -en una declaración escrita a mano y firmada el día 1 de octubre pasado- que el citado vídeo fue grabado en su domicilio particular y con su expreso consentimiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de noviembre de 1997