Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cipriá Ciscar y Joan Romero cierran la crisis de los socialistas valencianos

El secretario general de los socialistas valencianos, Joan Romero, y el secretario de organización del PSOE, Ciprià Ciscar, cerraron ayer la crisis de la federación valenciana tras alcanzar un acuerdo por el cual se amplían los órganos de dirección y se retira la moción de censura que había planteado el sector opositor. El acuerdo se basa en la remodelación de la ejecutiva de los socialistas valencianos siguiendo el modelo del PSC-PSOE de Narcís Serra. Así, se crean un secretariado, integrado por Romero y siete miembros la ejecutiva; una dirección permanente, donde están representados los 19 secretarios de área, y un plenario en el que estará presente toda la ejecutiva. Con el acuerdo, la ejecutiva del PSPV incrementa de 37 a 59 su número de miembros.Los 22 nuevos integrantes, nombrados por consenso entre el sector que apoya a Joan Romero y los seguidores de Ciscar, ocuparán 15 vocalías, seis secretarías de área creadas ex profeso y una vicesecretaría adjunta, con lo cual la hasta ahora oposición se integra en todos y cada uno de los escalones de la dirección de los socialistas valencianos.

El secretario de organización del PSOE, Ciprià Ciscar, indicó ayer que este acuerdo consolida la renovación en el socialismo valenciano desde la integración. Ciscar aseguró que el acuerdo alcanzado anoche en el PSPV no es extrapolable a ninguna otra federación ya que la actual ejecutiva que lidera Joan Romero sólo contaba con el respaldo del 49,7% y tras este acuerdo contará con el respaldo de una amplísima mayoría que garantiza él mismo. La propuesta fue aprobada por 209 de los 210 integrantes del comité nacional de los socialistas valencianos y sólo se registró una abstención.

La reunión del comité nacional del PSPV, máximo órgano entre congresos, estuvo rodeada de un ambiente de tensión que obligó tanto a Romero como al propio Ciscar a reunirse con sus respectivos sectores para desbloquear la situación.

Mientras tanto, los seguidores del anterior máximo responsable de los socialistas valencianos y actual secretario federal de Empleo, Joan Lerma, quien no acudió al importante cónclave, se mantenían en su postura de forzar la votación de la moción de censura.

Joan Romero aseguró que lo ocurrido en los últimos días había sido un "dolor innecesario" y recordó que él tenía previsto hacer una amplia oferta de integración antes de la presentación de la moción de censura y que "muchos los sabían".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de noviembre de 1997