Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez Coronado cita a declarar a Selva y Garro a petición de la esposa de Conde

El juez José Emilio Coronado, titular del juzgado de instrucción número 16 de Madrid, ha citado a declarar a Diego Selva, ex asesor de Mario Conde, y a Fernando Garro, ex director general de Banesto, para declarar el próximo miércoles, día 29 de octubre. Las diligencias fueron abiertas a raíz de una denuncia de Lourdes Arroyo, esposa de Conde, contra Selva y Antonio Navalón, asesores del ex banquero en 1990, por un presunto delito de falso testimonio, tráfico de influencias y cohecho en la operación de pago de 600 millones a Argentia Trust. Conde fue condenado a seis años de prisión por esta operación.

Lourdes Arroyo elevó un escrito el pasado viernes 17 de octubre, tras conocerse ese mismo día que la Sala Segunda del Tribunal Supremo había establecido el 4 de noviembre próximo como fecha para celebrar la vista del recurso de casación (anulación) presentado por el abogado Antonio García-Pablos contra la sentencia del caso Argentia Trust.En dicho recurso, la defensa del ex banquero propone la anulación de la sentencia condenatoria y el reinicio, en la Audiencia Nacional, de las investigaciones sobre el caso Argentia Trust. Al conocer la fecha del 4 de noviembre, Conde buscó hechos para presentar ante la vista oral del recurso de casación y reforzar sus argumentos ya que corría el riesgo, de confirmarse la sentencia, de ingresar en prisión.

Sin embargo, la secretaría de la Sala Segunda del Tribunal Supremo decidió aplazar la citada vista prevista para el 4 de noviembre por acumulación de juicios y sentencias. Es previsible que la vista del recurso de Argentia Trust se celebre en el primer trimestre de 1998.

No obstante, antes de notificarse de manera oficial el aplazamiento a la defensa de Conde, el juez Coronado decidió, el pasado miércoles 22, admitir algunas de las diligencias solicitadas por Lourdes Arroyo. En su escrito, la esposa de Conde pedía la declaración de Selva y Garro explícitamente en base a una información publicada por EL PAÍS el pasado 3 de octubre sobre el movimiento de fondos en las cuentas suizas. El motivo de la urgencia estaba claramente expresado: por la "trascendencia" de dichas declaraciones "después que el próximo 4 de noviembre tendrá lugar en la Sala Segunda del Tribunal Supremo la vista oral del recurso de casación interpuesto contra la sentencia dictada en el procedimiento donde se cometió el falso testimonio...".

Declaración de Pueyo

Además de Selva y Garro, la esposa de Conde proponía la declaración de una tercera persona a fin de que aportase información. Se trata de Pedro Pueyo, uno de los titulares del grupo Oasis. La relación comercial y financiera de Pueyo-Oasis con Banesto en la época de Conde provocó un quebranto superior a 40.000 millones de pesetas por créditos impagados y pérdida del valor de las acciones del citado grupo.En la actualidad, precisamente, el cuartel general de Conde está domiciliado en la calle Gobelas, número 17, en el barrio de La Florida (Madrid). Es un edificio que pertenecía al Grupo Oasis-Pueyo. Con todo, la propiedad del mismo está en litigio, según una querella criminal por presunto delito estafa y alzamiento de bienes de la multinacional americana United Technologies Corp. (UTC) contra Pueyo.

El juez Coronado resolvió, según se ha apuntado, el pasado miércoles 22, citar a Diego Selva en calidad de denunciado y a Garro como testigo, como persona que por su relación de amistad y de negocio con Selva puede aportar datos sobre los hechos que se investigan. El juez Coronado esperaba citar a Selva una vez que la comisión rogatoria enviada a Zúrich (Suiza), con datos sobre los pagos de Argentia Trust llegase a España. Pero la esposa de Conde urgió a actuar ya. El entomo de Conde, según fuentes solventes, ya venía sugiriendo a Garro desde hacía cierto tiempo su declaración voluntaria ante el juez Coronado. De momento, el juez no ha citado a Pueyo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de octubre de 1997

Más información

  • La petición quería influir en la vista del 'caso Argentia' en el Supremo