Compartir el trabajo

(...) Para el Gobierno de Bonn, el activismo de Lionel Jospin tiene el desagradable efecto de resaltar -por contraste- que en Alemania la lucha contra el paro pertenece sólo al terreno de las buenas. intenciones. El famoso compromiso de reducir el paro a la mitad de aquí al 2000, formulado en 1995, fue seguido por un alza continuada en el número de desempleados. Para terminar de irritar al Gobierno alemán, la iniciativa francesa ha reavivado la combatividad de los sindicatos de aquel país. (...)La última reducción del tiempo de trabajo en España data de 1982, cuando el Gabinete socialista de Felipe González instauró la semana de 40 horas. El Gobierno de José María Aznar, obnubilado por el déficit público y el cumplimiento de los criterios de Maastricht, no quiere ni oír hablar de la costosa política de empleo de sus vecinos franceses, y asegura que no sería viable en España. (...) El Gobierno replica a los partidarios del método Jospin que "no son ellos quienes deben cambiar la política de empleo". Sin embargo, pese a que España tiene la tasa más alta de paro en Europa, con casi un 21%, el Gobierno mantiene obstinadamente lo que denomina modelo español de creación de empleo, que estimula la contratación temporal atendiendo a los costes de despido para los empresarios.(...)

Del lado de la oposición, el PSOE incluyó en su programa la semana de 35 horas en su último congreso de junio.

15 de octubre

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 16 de octubre de 1997.

Lo más visto en...

Top 50