La violencia continúa

Dos años después del apuñalamiento de los hermanos Óscar y Abraham Peñuela, los conatos de violencia continúan en las inmediaciones de la calle de Torrejón, donde se concentra la mayoría de los bares de copas del municipio. Un grupo violento actúa en la zona durante los fines de semana. La policía se confiesa impotente para detenerlo por falta de medios. Reyertas, riñas, persecuciones y peleas son frecuentes durante las madrugadas.Para Sergio Martín, de 19 años, "no es que haya una sensación de miedo, pero sí de prudencia. Cuando los ves venir, te vas, y en paz". Raquel, de 16 años, dice que "es muy molesto verlos pasar buscando bronca".

El alcalde de Parla, José Manuel Ibáñez, ha hecho un llamamiento a las fuerzas de seguridad para coordinar actuaciones. Sostiene que los violentos no son de Parla y quiere frenar la violencia con ayuda de los hosteleros, que en principio se mostraban reticentes pues señalaban que su responsabilidad acaba a las puertas del local.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de octubre de 1997.

Lo más visto en...

Top 50