Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno italiano quiere el diálogo con los comunistas para evitar la crisis

La posición del Gobierno de centro-izquierda italiano pareció debilitarse ayer frente a la firmeza del Partido de Refundación Comunista (PRC), que exige la retirada de los presupuestos a cambio de seguir manteniendo la mayoría parlamentaria del Olivo. Las rotundas declaraciones, la noche del miércoles, del primer ministro, Romano Prodi, asegurando que la ley "no se toca", dieron paso ayer a veladas insinuaciones de varios miembros del Ejecutivo que hacen pensar en la posibilidad de inclusión, en los Presupuestos de 1998, de alguna propuesta del PRC.Fausto Bertinotti, el líder de Refundación, un grupo surgido en 1991 de las cenizas del poderoso Partido Comunista Italiano, se mostró ayer dispuesto a aceptar las ofertas de diálogo del Gobierno, aunque sin abandonar el tono crítico del día precedente. "Habría que volver a empezar desde el principio", dijo Bertinotti, preguntado sobre las posibilidades de evitar la crisis.

Todo apunta a que será el secretario general del Partido Democrático de la Izquierda (PDS), Massimo D'Alema -que comparte con Refundación los orígenes comunistas-, el encargado de llevar adelante las negociaciones hasta la comparecencia de Prodi en la Cámara de Diputados, el martes próximo.

La crisis puede aún evitarse, parecía ser ayer la consigna gubernamental, a tenor de las declaraciones del ministro de Exteriores Lamberto Dini, que subrayó: "Los puntos cardinales de la ley de Presupuestos no se tocan". O de la intervención del subsecretario de la Presidencia, Enrico Micheli, quien aseguró que el diálogo es todavía posible, "en los límites de la coherencia".

El Polo, por su parte, mantenía una aproximación prudente a la crisis, en espera de la intervención parlamentaria de Prodi.

Tras una catastrófica sesión del miércoles, la Bolsa de Milán se recuperó ayer ligeramente a medida que cedía la amenaza de una nueva convocatoria a las urnas. Un optimismo que no compartía Giorgio Fossa, presidente de la Confindustria, la patronal italiana, partidario de que Prodi defienda por encima de todo el contenido de la ley de Presupuestos, vital para el salto a la moneda única.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de octubre de 1997