Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"Hay que fomentar en los niños la inteligencia creativa y practíca"

9 La meta última de la enseñanza no debe ser sólo la transmisión de conocimentos, sino el desarrollo integral de la inteligencia. Robert J. Sternberg, catedrático de la Universidad de Yale (EE UU), distingue tres tipos de inteligencia: analítica, creativa y práctica. Y de sus investigaciones ha concluido la necesidad de modificar los actuales sistemas de enseñanza y evaluación para adaptar inteligencia de los jóvenes a la futura era tecnológica. Pregunta. ¿Cuál es el origen de su preocupación por los distintos tipos de inteligencia?

Respuesta. Nace como un intento de conectar la inteligencia exitosa, la inteligencia que hace a las personas tener éxito en la vida con la inteligencia que se evalúa en las escuelas, la que hace que se tenga éxito en las notas. Las calificaciones altas las obtienen los alumnos con más capacidades para memorizar y reproducir la materia. Pero cuando se observan los requisitos que hacen falta para hacer bien un trabajo profesional (por ejemplo, para crear ideas o teorías, o para tener buenas relaciones con los colaboradores o directivos de una empresa) es fácil comprobar que hay poca relación entre lo que se valora en uno y otro ámbito. Esto es un problema, pues a menudo los que sacan buenas notas acceden a algunas profesiones sólo para descubrir que no poseen las habilidades necesarias para tener éxito en ellas.

P. ¿Dónde está el error?

R. En el enfoque de la educación, porque mucha gente, tiene buenas habilidades creativas o prácticas, pero no sacan buenas notas y, por tanto, no tienen la oportunidad de introducirse en el mundo profesional. A veces,los estudiantes más creativos son percibidos por sus profesores como personas que no pueden cumplir con los requisitos de exigencia de las escuelas.

P. Dígame un ejemplo de una profesión para la que se requiera mucha inteligencia práctica.

R. Los políticos son un buen ejemplo. Son personas con una inteligencia práctica que a menu

do no le reconocieron en sus escuelas. Yo creo que esto ha contribuido a que muchos no quieran dar más dinero a las escuelas y universidades, puesto que representan a las personas que no reconocieron sus habilidades.

P. ¿Afecta esa visión de la inteligencia que tiene la escuela al futuro profesional de los jóvenes?

R. Desde luego. Hay personas con buenas notas que acceden a una profesión y sólo son capaces de hacer el trabajo de una manera estereotipada, sin creatividad. No tienen visión para configurar su propio trabajo. No son líderes, son seguidores. Esto se debe a que la escuela sólo premia un tipo de habilidad, basada en la memoria y en la asimilación de los contenidos que imparte el profesor. A veces el estudiante con un alto cociente intelectual tiene potencial para desarrollar sus otras habildades, pero la escuela no le da la oportunidad de hacerlo.

P. ¿Quiere esto decir que las personas que obtienen mejores resultados en los tests que se hacen en la actualidad no son necesariamente las más inteligentes?

R. En nuestras investigaciones hemos descubierto que los niños de clases bajas obtienen malas puntuaciones en los tests de cociente intelectual y que sus logros en la escuela son más bajos que los del resto. En cambio,en los tests para averiguar las habilidades creativas y prácticas es frecuente que sus puntuaciones sean tan elevadas o más que las de los niños de clases altas. Es decir, muchas de las conclusiones que se basan en los tests que miden la inteligencia de los niños de clases bajas no son correctas.

P. ¿Qué utilidad tiene la inteligencia creativa en el mundo actual?

R . La habilidad creativa es sumamente importante en el mundo de hoy, porque todo se transforma muy deprisa. El mundo del trabajo cada vez es más cambiante, la tecnología evoluciona y los valores de la sociedad también se están modificando. Es importante, por tanto, enseñar a los niños y adolescentes a desarrollar el tipo de inteligencia que les va a ayudar a adaptarse a las nuevas condiciones del trabajo. Muchos negocios fracasan rápido porque los gerentes no son capaces de adaptarse a los cambios. Si no fomentamos las habilidades creativas y prácticas no estamos preparando a los niños para el mundo del mañana.

P. ¿Cómo se pueden medir estos tres tipos de inteligencia en el niño?

R. Mediante tests que contengan tres tipos de items o cuestiones. Los items analíticos son los más tradicionales (tales como significados de palabras ínusuales o series de números) pero el test creativo es diferente. Por ejemplo, se puede sugerir a los niños algunos títulos de historias que sean poco comunes (como Los zapatos de un pulpo, La tierra desde elpunto de vista de un insecto o El comienzo del tiempo) o el de una obra de arte, y se les pide que escriban una historia corta sobre ellos.

P. ¿Se puede ayudar a potenciar los dos tipos de inteligencia?

R. Sí, existen programas para ello. Muchos niños no comprenden lo que les piden los maestros cuando evalúan un ensayo de redacción o cualquier otra prueba creativa. Se les puede ayudar a entenderlo y al hacerlo se observa que el resultado general en la escuela mejora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de septiembre de 1997

Más información

  • ROBERT J. STERNBERGCATEDRÁTICO DE PSICOLOGÍA Y EDUCACIÓN