Jorge Esparza captó a las empresas que facturaron a Huárte por falsos informes

Jorge Esparza Martín, ex director comercial de Huarte, fue quien introdujo en su empresa a los propietarios de tres sociedades fantasma que facturaron a Hasa-Huarte 2.565 millones mediante facturas falsas que sirvieron para camuflar el pago de comisiones ilegales, según manifestó ayer Ildefonso Aguilar Gangoso, consejero delegado de la citada compañía, ante el tribunal que juzga el caso. El tribunal pedirá a Interpol que localice el domicilio de Francisco Paesa para citarle de nuevo como testigo.

lldefonso Aguilar aseguró ayer, a preguntas del fiscal Alejandro Luzón, que fue el procesado Esparza quien presentó a la compañía a esos proveedores durante la etapa en la que el alemán Hans W. Langner presidía Hispano Alemana de Construcciones. Según su versión, cuando Mario Caprile se hizo con el control de la compañía, J. M. Estudios y Proyectos, Fox Estudios y Gextex Estudios, las tres empresas fantasma, continuaron facturando por informes falsos al grupo Hasa Huarte. Los apoderados de estas sociedades eran Pedro Galicia Puente y Juan Marco."Esas empresas contactaban con nosotros a través de Esparza. Él sabría si los servicios que decían prestar se habían prestado o no. Insisto en que Esparza era quien tenía el trato con estas empresas que se dedicaban a la búsqueda de obra civil", declaró el consejero de Huarte. ¿Sabía usted que esas empresas no tienen empleados, ni sede social, ni NIF?, le preguntó el fiscal. "No, yo no sabía nada de ellas. Vinieron de la mano de Esparza. Langner tuvo una reunión con ellos y los contrató", contestó.

Aguilar dijo que "no le consta" que Huarte pagara comisiones ilegales al clan Roldán, y al igual que su ex presidente, Mario Caprile, citó a Alfonso Ochoa de Olza, un administrativo de la constructora ya fallecido, para asegurar que fue este último quien "contabilizó las facturas de estas sociedades, y las abonó. Pero Ochoa no decidía los pagos, tenía que haber autorización de los delegados de zona", puntualizó. La familia del fallecido niega cualquier relación del mismo con estos hechos y dice que está siendo utilizado.

El consejero de Huarte reconoció que las facturas de esas tres empresas no se correspondían a los conceptos ni supuestos servicios que reflejaban y dijo que algunas fueron visadas por el propio Esparza. No obstante, para intentar convencer al tribunal de que no hubo pago de comisiones ilegales, aseguró que esas sociedades colaboraron para obtener obra privada y que sus facturas se cargaron a obras públicas como los cuarteles de la Guardia Civil.

Durante la etapa Roldán, la constructora Huarte obtuvo 17.000 millones de pesetas en obras de la Guardia Civil. Aguilar, al igual que Caprile, fue procesado en esta causa por un presunto delito de cohecho pero se levantó la acusación al entrar en vigor el nuevo Código Penal y haber prescrito.

El procesado Jorge Esparza vio ayer desfilar ante el tribunal a casi toda su familia. Su esposa, Elena Alejo Pacheco, su madre, Margarita Martín Arias, y su hija, Miriam Esparza, se negaron a contestar a todas las preguntas que les planteó la sala. Las dos primeras son titulares de dos cuentas con centenares de millones de pesetas en el mismo banco suizo que Roldán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 25 de septiembre de 1997.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50