Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

Superioridad total

Desde el inicio. La superioridad del Madrid sobre el equipo noruego fue total. Se apropió del balón desde el inicio hasta el final. Salió a presionar muy arriba recuperando el balón con comodidad y rapidez, lo que le permitía al estar cerca de la portería contraria crear continuas ocasiones de peligro.Asustado. Dio la sensación el Rosenborg de salir al Bernabéu asustado. Defendió muy cerca de su portería. Mostró más debilidad en las bandas que en el centro, donde acumulaba más hombres. Cuando recuperaba la pelota intentaba salir al contraataque, pero lo consiguió en contadas ocasiones. En la única que lograron progresar en el primer tiempo consiguieron el gol.

De lado a lado. El Madrid elaboró su juego con mucho sentido y sobre todo paciencia cuando utilizó las bandas. Desplazó el balón de lado a lado hasta encontrar el espacio para penetrar. Por la derecha, bien abiertos, se alternaban en las subidas Panucci y Seedorf, mientras que por la izquierda, Roberto Carlos y Ze Roberto hacían lo propio.

MÁS INFORMACIÓN

Raúl. Sus cualidades le permiten jugar tanto en el centro como en la delantera, pero rinde mucho más desde posiciones intermedias. Cuando decidió jugar como tercera punta, intervino poco y quitó espacios a Mijatovic: y Sulcer. Sin embargo, cuando jugó en zonas más retrasadas participó más en el juego, realizó pases de gol y dio más fluidez al juego del Madrid.

Suker. El Bernabéu mira con lupa cada acción del croata para decidir. Salió muy motivado, tuvo gran movilidad, participó mucho en el juego tanto en ataque como en defensa. No obstante, su falta de acierto ante la portería ha coincidido, para su desgracia, con la explosión goleadora de Morientes, lo que incrementa más las dudas hacia él.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de septiembre de 1997