Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex presidente del Anderlecht admite ante la justicia que pago cuatro millones de pesetas al árbitro Guruceta

La memoria del fallecido José Emilio Guruceta puede verse fatal y definitivamente manchada. Constant Vandenstock, antiguo presidente del Anderlecht de Bruselas, ha confirmado ante la justicia que en 1984 entregó un millón de francos belgas (4,1 millones de pesetas al cambio actual) al árbitro español. Vandenstockt asegura que no fue un soborno sino un préstamo y que el pago se realizó tras el partido que enfrentó a su club con el Nottingham Forest.El encuentro se celebró el 25 de abril de 1984. Eran las semifinales de la Copa de la UEFA. Los ingleses habían vencido 2-0 en la ida y todo parecía imposible para los locales. Pero el milagro se produjo: el Anderlecht se impuso por tres a cero y accedió a la final. Para ello contó con la benevolencia del árbitro Guruceta, que le concedió un penalty y anuló un gol del Nottingham en el último minuto que hubiera calificado a los británicos.

Ahora se ha confirmado que quizá el milagro no lo fue tanto. El entonces presidente del Anderlecht, Constant Vandenstock, ha confirmado ante el juez que después del partido entregó a Guruceta un millón de francos. El asegura que lo hizo porque le presionaron ya desde antes del encuentro, pero que en un principio se negó a pagar. Según su declaración, Guruceta le habría hecho saber que pasaba "apuros económicos" y que necesitaba "una ayuda". Como todo fue bien, Vandenstock se mostró generoso y le dio ese dinero en el hotel Hilton de Bruselas a través de un intermediario llamado Jean Elst.

Desde entonces, Vandenstock fue chantajeado en varias ocasiones por Elst y otra persona que conocía el pago. La UEFA abrió una investigación sobre el asunto en 1991, pero se cerró sin sanciones. "Creo que la UEFA se dio cuenta de que nos encontrábamos ante las presiones de dos auténticos estafadores y decidió no tomar ninguna medida contra el club", declaró ayer a este diario el directo r- técnico del Anderlecht, Michel Verschueren. "El presidente de la UEFA le comunicó la semana pasada a Roger Vandenstock [hijo de Constant] que el asunto está cerrado, pero no sé si esto se va a considerar un elemento nuevo. No me atrevo a tomar una posición sobre si seremos o no sancionados", añadió. "Lo que es seguro es que el club se va a defender por todos los medios porque estamos ante dos estafadores que lo único que buscan es hundir al equipo por pura venganza", concluyó.

Los chantajes de estas dos personas, soportadas durante años por Constant Vandenstock, fueron denunciadas por su hijo Roger hace unos pocos meses. Es en el marco de esas investigaciones en las que el antiguo presidente ha confirmado ante la justicia que sí hubo un pago a José Emilio Guruceta. La polémica se centra ahora en si el caso está o no legalmente prescrito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de septiembre de 1997