Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mayor abre una etapa de "reflexión" sobre los accidentes de tráfico

"Hablamos de vidas humanas, de tragedias". El ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, habló ayer del incremento de la siniestralidad registrado este año en las carreteras, especialmente elevado durante el pasado mes de agosto, en el que murieron 489 personas -lo que supone un aumento superior al 17% respecto a 1996-Mayor Oreja anunció las medidas que adoptará el Gobierno para analizar y tratar de evitar que continúe el aumento, registrado en unos datos que, admitió, "no son satisfactorios".La primera de las medidas anunciadas por Jaime Mayor Oreja fue la "reflexión, más profunda y ambiciosa" que la que "ya existe". Las siguientes iniciativas tampoco apuntan actuaciones. concretas para reducir los accidentes mortales, sino que tratan de "extender la reflexión" a la sociedad, a entidades públicas y privadas y a otros ministerios.

El ministro, en una rueda de prensa en la que también participó el director general de Tráfico, Carlos Muñoz Repiso, anunció la convocatoria con carácter extraordinario del Consejo Superior de Tráfico, Circulación y Seguridad Vial, que se reunirá a finales de mes para concretar las directrices del Plan Nacional de Seguridad Vial para 1998.

Mayor Oreja, que ayer mismo solicitó comparecer ante el Senado para hablar sobre esta materia, adelantó su intención de proponer la creación de una comisión interministerial sobre seguridad vial en la que participen, además de Interior, los ministerios de Justicia, Industria, Fomento y Educación y Cultura; y anunció -sin dar cifras- un aumento de la partida presupuestaria destinada a inversiones en seguridad vial en 1998, "dentro del ambiente de austeridad" del Gobierno.

"El factor más asesino"

Jaime Mayor Oreja reconoció que los datos, sobre mortalidad en las carreteras constituyen "una tragedia" y no pueden ser tratados "como los datos macroeconómicos", ya que detrás de las estadísticas se encuentran seres humanos, pero quiso destacar que se trata de una tragedia que "ya existía en 1996". Según el ministro, los accidentes de tráfico constituyen "un problema mucho más dramático, más asesino que, cualquier otro factor".

El director general de Tráfico aprovechó la rueda de prensa de ayer para recordar que casi el 93% de los siniestros mortales se deben a "errores" humanos y coincidió con Mayor Oreja al señalar que "improvisar actuaciones sería una osadía", por lo que también abogó por un "trabajo tranquilo y sosegado". Sobre la posibilidad de establecer nuevos límites de velocidad, Muñoz Repiso afirmó que un comité de expertos sigue estudiando esta opción y se mostró confiado en que sus conclusiones puedan conocerse en la reunión extraordinaria del Consejo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de septiembre de 1997

Más información

  • Admite que es un problema "dramático"