Credit Suisse, Alfa-Bank y un socio de dudosa reputación

Para su incursión en el mercado ruso, Telefónica se había aliado con los bancos Alfa-Bank, el Credit Suisse-First Boston (CSFB) y una persona física, que, según el diario Moskovski Komsomolets, es un inversor internacional de dudosa reputación. Medios económicos rusos señalaron que a Alfa-Rank y CSF13 hay que añadir el grupo financiero Most, muy influyente en el campo de los medios de comunicación.Most, que por decreto presidencial se convirtió en concesionaria del canal de televisión NTV, tiene ambiciosos proyectos televisivos que incluyen el lanzamiento de varios satélites. El grupo, que es privado, se ha beneficiado recientemente de garantías oficiales del Gobierno ruso para obtener créditos internacionales.

Más información
Deutsche Bank gana a Telefónica la puja por el 25% de la telefonía de Rusia

Los representantes de Telefónica que se desplazaron a Moscú para participar en la subasta se han mantenido en un total incógnito y han rehuido a los medios de comunicación. Tanto VIadímir Gusinski, el presidente del grupo Most, como los directivos de Telefónica estaban ayer en los locales del Fondo Ruso de la Propiedad Estatal cuando se abrieron las plicas con las pujas ofrecidas.

Para participar en la subasta había que depositar previamente 400 millones de dólares (unos 62.000 millones de pesetas), y aunque los potenciales interesados fueron muchos, al final quedaron reducidos a dos.

Observadores económicos creen que algunas empresas internacionales se han vuelto atrás por los múltiples problemas con los que puede enfrentarse Svyazinvest, que necesita cuantiosas inversiones y vive tensiones internas.

Con todo, Rusia es un apetitoso mercado para las telecomunicaciones. Sólo tiene 170 líneas por cada 1.000 habitantes y una urgente necesidad de modernización.

Sobre la firma

Pilar Bonet

Es periodista y analista. Durante 34 años fue corresponsal de EL PAÍS en la URSS, Rusia y espacio postsoviético.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS